Excite

La ley antitabaco es perjudicial para el ahorro energético

La crisis ha abandonado por unos días la conversación de los españoles, que desde el pasado uno de enero han encontrado en la nueva ley antitabaco un nuevo objeto de debate. Las ventajas de la ley para la salud de los clientes y camareros son indudables. Pero, ¿qué problemas trae la nueva ley?.

Los hosteleros estiman que la ley provocará un descenso del 20% en un sector que actualmente aporta el 6% del Producto Interior Bruto (PIB). Esa pérdida en uno de los sectores más dinámicos de la economía española afectará a las cuentas del estado, pero no será el único quebradero de cabeza para las cuentas públicas.

Porque para compensar las pérdidas que se avecinan, los hosteleros van a echar mano de las estufas en la calle y pondrán en jaque el ahorro energético que tantos años llevamos asimilando. Y es que estas estufas atraen a los fumadores como moscas incluso en el duro frío invernal y pueden ser una solución para las cajas de muchos bares españoles.

Eso sí, a costa de multiplicar las emisiones de CO2 y la factura energética de nuestro país. Desde los últimos meses de 2010, la demanda de estas estufas callejeras se ha incrementado entre un 300 y un 400%, activando una nueva línea de negocio para productores y distribuidores.

Si estas estufas, conocidas popularmente como setas, se acaban consolidando en el paisaje urbano de las ciudades españolas, todo el ahorro energético conseguido a base de duro trabajo en los últimos años se tirará por la borda. Ni las construcciones eficientes, ni la educación ni el cambio de hábitos en el hogar habrán servido de nada si las bombonas de butano acaban tomando las calles.

La pelota ahora está en el tejado de los ayuntamientos, que son las autoridades competentes en las aceras españolas. El ahorro energético de todo un país depende, por tanto, de la manera cómo los municipios resuelvan el problema de las estufas en la calle.

Imagen: StephenMitchell en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017