Excite

Alargar el plazo de amortización de una hipoteca para evitar el embargo

La morosidad se ha convertido en una amenaza cotidiana para muchas familias españolas que o bien han perdido su puesto de trabajo o bien corren el riesgo de perderlo en un futuro inmediato. Ante el riesgo de perder también la vivienda, muchas se plantean la posibilidad de alargar el plazo de amortización de su hipoteca.

¿Es ésta una buena opción? La respuesta depende únicamente del nivel de desesperación del que se hace la pregunta. Porque alargar el plazo de la hipoteca supone un desahogo temporal muy importante pero multiplica los años que vamos a estar ligados a nuestra hipoteca.

Hablando en plata: alargar los plazos de un hipoteca disminuye la cuota mensual inmediatamente pero nos obliga a pagar unos 600 euros de comisión y muchísimos intereses, por lo que a todas luces es una opción financiera ruinosa y poco recomendable. Sólo el miedo a un embargo puede justificar esta decisión.

Por eso mismo se recomienda buscar otras soluciones antes de dar el paso. Salvo las ayudas de amigos y familiares, el resto de opciones tampoco son para tirar cohetes. Los créditos de agencias financieras, el abuso de la tarjeta de crédito o la refinanciación de deudas son pan para hoy y hambre para mañana.

Así que, después de valorar todas las opciones, es posible que regresemos al punto de partida y decidamos alargar el plazo de amortización de la hipoteca. Muchas entidades ofrecen hipotecas hasta 50 años y la financiera CreditServices ha comenzado a ofrecer una hipoteca prorrogable hasta los 90 años de edad.

Imagen: citta-vita en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017