Excite

Alemania y Francia evitan la quiebra de Grecia

  • Foto:
  • noticiasdenavarra.com

Grecia no quebrará, o al menos eso intentarán Berlín y París, que se han comprometido a seguir adelante con el segundo rescate al país heleno. La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, mostraron ayer al líder heleno, Yorgos Papandreu, su disposición a contribuir con la situación que atraviesa Grecia. De este modo, Alemania y Francia se pondrán de lado de los griegos para evitar que vayan a la bancarrota. Una ayuda por la que Merkel y Sarkozy han exigido algo a cambio, que Grecia se comprometa de verdad a cumplir a rajatabla el plan de ajuste previo, aunque condene al país a una profunda recesión y a los ciudadanos a una situación crítica.

En las horas previas a la teleconferencia entre Merkel, Sarkozy y Papandreu, celebrada al cierre de los mercados, las Bolsas vivieron momentos de auténtico frenesí. Y es que la situación de Grecia lleva tiempo moviéndose en la cuerda floja, una inestabilidad que vuelve locos a los agentes del mercado de valores. La Eurozona, gravada ya con el castigo de los inversores a nivel mundial, se enfrenta además a serias dificultades, especialmente por la incertidumbre que pesa sobre las autoridades políticas, sin capacidad real para gestionar la amenaza que supone la caída del país heleno.

Por su parte, mientras París y Berlín se han mostrados convencidos de que el futuro de Grecia está en el euro, no han dudado en amenazar a los griegos con una vuelta atrás en sus políticas de apoyo económico en caso de que desde el Ejecutivo heleno no se cumpla lo acordado. Una amenaza que Grecia no se puede permitir cuestionar, ya que sin el segundo rescate al país, por valor de 109.000 millones de euros, la economía griega y todo el territorio heleno entrarían en bancarrota y en suspensión de pagos. Algo impensable para un país desarrollado dentro del marco de la Eurozona.

Por otro lado, mientras Merkel y Sarkozy salen en apoyo de Grecia, cuya caída podría tener un nefasto efecto dominó en otros países de la zona euro, la tensión no deja de crecer entre los países que componen la Unión Europea (UE). Y es que el proceso de ratificación de las ayudas se ha encontrado con problemas en numerosos países, como Austria, donde la Comisión de Economía votó en contra de conceder más recursos y poderes a la Facilidad Europea de Estabilización Financiera (FEEF). En otros países como Alemania, Holanda, Finlandia y Eslovaquia, esta ratificación también ha estado rodeada de dudas sobre las posibilidades de Atenas, ya que la mayoría de los análisis coinciden en que la continuación del primer rescate y la puesta en marcha del segundo solo servirán para prolongar la agonía de Grecia. Un país que parece incapaz de afrontar una deuda que supera el 150% de su PIB y sigue creciendo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017