Excite

¿Cuál es el futuro de los cajeros de Bankia, BBVA, LaCaixa y Santander en España?

Las generaciones más jóvenes de nuestro país no saben lo que es vivir en una situación que no sea de crisis, ya que primero la explosión de la burbuja financiera en 2008 y ahora la emergencia sanitaria han dado forma al mundo en el que vivimos, mucho más frágil y precario que el de principio de siglo. Durante estos años, muchas cosas han cambiado en nuestras vidas, cambiando nuestra cotidaneidad sin que casi nos demos cuenta. El próximo pequeño gran cambio que podremos experimentar en los próximos meses es el de tener serias dificultades de encontrar un cajero de Bankia, BBVA, LaCaixa o Santander, es decir, de los principales operadores en nuestro país.

    Foto: Shutterstock

¿Qué pasará con los cajeros en España?

Amén de estas dos crisis económicas, los bancos en nuestro país también han tenido que sufrir por un lado una reestructuración dictada desde la Unión Europea para poder sobrevivir en este nuevo contexto, y, por otro lado, un cambio en el comportamiento de sus clientes, que cada vez precisa menos de acudir a sus oficinas en tanto en cuanto puede hacer acceder a gran parte de sus servicios de forma online y que cada vez usa menos el efectivo.

Con este contexto, los principales bancos españoles estarían estudiando reducir considerablemente su red de cajeros, algo que ya iba a suceder de forma orgánica ya que Bankia y Caixabank ya han anunciado su fusión, teniendo como consecuencia inmediata una reducción del número de oficinas y, por ende, el de cajeros automáticos.

En estos momentos existen poco menos de 50.000 cajeros en toda España, un número que podría reducirse considerablemente en los próximos meses. Desde 2016, las principales entidades financieras del país vienen manteniendo el número de cajeros bajo su marca de forma estable, a pesar del cambio de hábitos y de los problemas del sector. En 2020, debido en parte a la crisis del coronavirus, la tendencia se ha roto y los bancos han comenzado a retirar unidades, en parte motivado a la caída del uso de estos dispositivos, que fue del 2,7% interanual en el tercer trimestre del año pasado, última fecha de la que se tienen fechas.

Aunque los cajeros reducen considerablemente el número de operaciones en ventanilla y por tanto suponen un ahorro en gastos de personal, se trata de un bien que consume muchos recrusos para la entidad financiera, tales como espacio y energía en todos los casos e incluso un coste impositivo para aquellos situados en fachadas a pie de calle, que deben pagar impuestos a la Administración.

Por otro lado, las propias entidades financieras están mejorando las condiciones a los pequeños comercios para la adquisición de un TPV, algo que si bien no supondrá el fin de las transacciones en efectivo a corto o medio plazo, será un factor más a tener en cuenta para el dominio definitivo del plástico sobre el dinero físico.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2021