Excite

Cómo calcular el IRPF y hacer la declaración correctamente

Cada año, entre los meses de mayo y junio, los contribuyentes han de rendir cuentas a la Agencia Tributaria presentando la declaración de la Renta. Calcular el IRPF consiste en determinar cuál es el resultado de esa declaración, que puede ser positivo y por tanto hay que ingresar una determinada cantidad, o por el contrario, puede resultar con derecho a devolución, siendo en este caso la Agencia Tributaria la que debe ingresar el importe calculado en la cuenta del contribuyente.

Pasos para obtener el resultado final de la declaración de la renta

Para poder calcular el IRPF lo primero que hay que determinar es cuáles son las rentas que se han obtenido durante el ejercicio. Estas rentas se dividen en dos grandes bloques:

  • General, que integra los rendimientos del trabajo, de actividades empresariales o actividades profesionales, fundamentalmente.
  • Ahorro, aquí se agrupan aquellos ingresos que se han obtenido a través de intereses de cuentas, depósitos a plazo y otros productos bancarios.

Si el contribuyente es un trabajador por cuenta ajena, tendrá que tomar el importe bruto que ha percibido como sueldo en su empresa. A esa cantidad tendrá que descontar lo que haya pagado a la Seguridad Social, además de la cuota sindical en caso de que la hubiese, y de esa forma se obtiene el importe neto del rendimiento del trabajo.

A este importe neto aún hay que descontarle la cantidad correspondiente a la reducción por este tipo de renta, que para aquellos que obtengan rendimientos del trabajo netos superiores a 13.260 euros el importe a deducir es de 2.652 euros. De esta forma se obtiene la base imponible general. Ahora hay que calcular la base imponible del ahorro, que consiste en sumar aquellos intereses obtenidos durante el año.

El siguiente paso es calcular cual es el mínimo familiar y personal. Se tiene en cuenta, si se es mayor de 65 años, si se tiene alguna minúsvalia, si se tiene hijos a cargo, si el contribuyente tiene a su cargo algún ascendiente, y en base a esa información se cálcula una nueva cantidad que hay que descontar de la base imponible. A partir de aquí hay que hacer el cálculo de la cuota. En función del importe le corresponderá un tramo u otro, de forma que a importes superiores le corresponde porcentajes mayores. Calculada la cuota hay que practicar las deducciones. Una de las más habituales es la de adquisición de vivenda habitual. Restadas todas las deducciones a las que se tenga derecho, ya se obtiene cuál es la cuota resultante.

A lo largo del año los ingresos que se obtienen van teniendo retenciones a cuenta de este impuesto, por lo que es ahora el momento de restar de la cuota resultante, las cantidades que ya se han abonado en concepto de retención, y de esta forma ya se consigue el resultado final de la declaración del IRPF.

Programa de ayuda de la Agencia Tributaria

La Agencia Tributaria pone cada año en su página web el programa PADRE, que es una aplicación que ayuda a calcular el IRPF para saber qué cantidades son las resultantes de la declaración, de forma que estos cálculos se simplifican bastante con la utilización de esta herramienta informática, que además, permite realizar la presentación de forma telemática.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017