Excite

¿Cómo ahorrar en una boda sin perder la elegancia?

La lista de gastos de una boda está repleta de un largo etcétera de conceptos: la ceremonia, el banquete, la tarta, las flores, la música, el vestido... El desembolso por parte de los novios, y sus familias en muchos casos, es desorbitado. Por ese motivo, una de las primeras dudas que se plantean las parejas a la hora de programar su enlace es cómo es posible ahorrar en una boda.

    Flickr - Corinne Alexandra

Una ceremonía íntima abaratará la boda

Muchas parejas se preguntan cómo es posible ahorrar en una boda cuando la lista de preparativos dispara los gastos del presupuesto. Reducir el desembolso es posible siempre y cuando se esté dispuesto a celebrar una boda menos tradicional.

Uno de los puntos fuertes del presupuesto es la ceremonia. Alquilar una sala privada resulta muy elegante de cara a los invitados, pero muy caro también. Los salones especializados en bodas suelen incluir un paquete de servicios nupciales que encarecen más si cabe la factura.

Una alternativa muy económica es celebrar el banquete nupcial es elegir un jardín donde celebrar una ceremonia íntima, y si es propio mucho mejor. Esto está directamente relacionado con la lista de invitados. Si se elige un jardín, lo razonable es reducir la lista de invitados a los parientes y amigos más cercanos. De este modo también se reducirán los gastos, pues se necesitarán menos cubiertos y menos targetas de invitación.

¿Alquilar o comprar el vestido de novia?

El vestido de novia suele disparar el coste de la boda. El precio mínimo ronda los 2.000 euros como mínimo, pero algunos pueden incluso superar los 10.000 euros. Ya que este vestido es de un solo uso, estas cantidades resultan prohibitivas para muchas parejas.

Existe la posibilidad de comprar un vestido de segunda mano, aunque rara vez se da el caso, pero lo ideal es alquilarlo. Evidentemente, con esta medida se pierde glamour, pero aliviará considerablemente la factura final de la boda.

Programar el día, la hora y la temporada

Las ceremonias se celebran en fin de semana por norma general, pero se debe evitar el sábado si se quiere ahorrar en este sentido, ya que los banquetes que se festejan en viernes o domingo son mucho más baratos. Si además se elijen horarios nocturnos la factura del convite puede reducirse a la mitad, ya que el emplazamiento se alquila por menos horas.

El mes en el que se produzca el enlace matrimonial es otro detalle importante para reducir gastos. La primavera es temporada de bodas, así que los gastos se disparan en los meses de abril y mayo. Lo recomendable en este caso es programar la boda para el meses otoño o invierno.

Involucrarse en los preparativos sale barato

La creatividad, el reciclaje y el yo me lo guiso, yo me lo como deben ser las premisas en lo referente a las tarjetas de invitación, los centros de mesa, la música, el video y todos los complementos que se necesiten para la ceremonia.

Antiguamente era más complicado hacerse cargo de todos estos asuntos, pero hoy en día, gracias a Internet y las nuevas tecnologías, cualquiera puede diseñar las tarjetas, editar los videos y preparar la música.

VIDEO: la niña que se emociona al escuchar la canción de boda de sus padres

Prepara todo con antelación y hacer un presupuesto

Cómo ahorrar en una boda no es tan difícil como parece. Minimizar la lista de invitados, partir de un presupuesto base y tener claros los grastos principales es el primer paso. Luego solo hay que tomar pequeñas decisiones como celebrar la ceremonia de noche al aire libre, en un jardín y cambiar las típicas mesas repleta de cubiertos por un catering informal.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017