Excite

Cómo ahorrar en la factura de la luz

El recibo de la luz se compone, por un lado, del denominado término variable vinculado al consumo que arroja valores oscilantes, y por otro del conocido como término fijo, que refleja la potencia eléctrica contratada y todos los conceptos sobre los que el consumidor carece de medios para influir, como los impuestos, el déficit de tarifa o la cuota por las subvenciones a las energías renovables. En consecuencia, a la hora de plantearse cómo ahorrar en la factura de la luz solo existe un margen de maniobra de aproximadamente un tercio del montante de la misma.

Diversas vías de disminuir el consumo eléctrico en las viviendas

El desglose de la factura eléctrica de una vivienda contempla un apartado que supone alrededor de dos tercios del importe de la misma que es el montante facturado por la potencia eléctrica contratada, cuantía que está en función de haber optado por una Tarifa de Último Recurso o bien por un contrato de mercado libre. En el primero de los supuestos, es el Gobierno quien establece el valor a pagar por la potencia contratada, en base a una subasta con las compañías eléctricas que se lleva a cabo trimestralmente. Mientras que si se ha escogido la modalidad de mercado libre, la fijación del precio del término de potencia recae sobre la compañía contratada. Esta segunda opción viene a suponer un tibio ahorro que oscila entre el 5 y el 10% en el término fijo, lo que puede sustanciarse en no más de 30 euros anuales.

Existe una interesante modalidad ahorrativa cuyo hándicap es llevar inherente la obligación de reordenar los hábitos de consumo en relación con la electricidad por parte de los ocupantes del inmueble, consistente en lo que se denomina contrato con tarifa de discriminación horaria. En esencia significa focalizar el consumo de electricidad en una banda horaria comprendida entre las 22,00 y las 12,00 horas, produciéndose una reducción que puede aproximarse a los 200 euros anuales.

Un factor que con frecuencia se descuida en las viviendas y que entraña un gasto nada despreciable es el de los aparatos en Stand By, que se convierten en consumidores silentes engordando de una forma completamente improductiva la cuantía de la factura. Para combatir eficazmente este sobrecoste puede recurrirse a interesantes aplicaciones informáticas diseñadas para dispositivos móviles, como Standby Check o Electrocalculator, capaces de detectar el montante económico que pudiera reducirse midiendo en cada aparato conectado el gasto producido por su permanencia en stand by. En otro sentido, puede tenerse también en cuenta la aplicación Calculadora Ahorro Led, enfocada para contrastar el importante diferencial entre el gasto inherente a las tradicionales bombillas halógenas e incandescentes y el aportado por la iluminación a base de LEDS, siempre en beneficio de estas últimas.

Adicionalmente a todo ello, existe una inagotable lista de pequeñas cuestiones que en su conjunto pueden contribuir significativamente a la hora de encontrar fórmulas de cómo ahorrar en la factura de la luz. Así por ejemplo, resulta fundamental utilizar el lavavajillas y la lavadora solamente en condiciones de carga máxima y manteniendo en perfecto estado de limpieza sus filtros, disponer de electrodomésticos de clasificación energética A, sustituir las tradicionales placas vitrocerámicas por cocinas de inducción que vienen a consumir un 40% de electricidad, limitar en lo posible el empleo del horno en beneficio del microondas, así como optimizar el manejo del congelador/frigorífico, llevando a cabo descongelaciones frecuentes que eviten el sobreacúmulo de capa de hielo y no prolongando excesivamente la apertura de sus puertas.

Atentos a la climatización de la vivienda

La calefacción y el aire acondicionado son un componente determinante en el cómputo global del consumo eléctrico, pues no en ano absorben casi la mitad de la energía consumida. De suerte que puede recomendarse la fijación de niveles constantes de temperatura de 20º C en invierno y 25 en verano para equilibrar al máximo el bienestar con el gasto. Y no olvidar que un correcto aislamiento de la vivienda es vital para optimizar la energía eléctrica consumida, de suerte que se eviten fugas de calor en invierno y transmisión del calor exterior en verano.

Es posible ahorrar luz en la vivienda

Si bien el esquema de facturación eléctrica deja escaso margen de maniobra al consumidor para abaratar su cuantía, la adopción de hábitos que promueven la reducción del consumo energético de los electrodomésticos, sistemas de climatización y elementos de iluminación puede llegar a alcanzar sensibles cifras de reducción del gasto, por lo que puede afirmarse que las fórmulas sobre cómo ahorrar en la factura de la luz pueden entrañar un nada despreciable alivio para la economía doméstica.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018