Excite

¿Cómo consiguen los supermercados que gastemos más?

Los supermercados están diseñados para hacer caer en la tentación al cliente de gastar más. Cada uno de sus espacios, desde los carritos, la distribución de las secciones, la colocación de los productos, la línea de cajas o los precios se encuentran estratégicamente estudiados para potenciar el consumo de los clientes a la hora de realizar la cesta de la compra.

Y es que, en el supermercado, conviven multitud de marcas y productos por lo que no puede quedar nada a la improvisación, ya que es donde el consumidor se encuentra en el momento decisivo de realizar la cesta de compra. Por eso, los “supers” se encuentran plagados de "trampas y trucos" para que los clientes pasen el mayor tiempo posible dentro del local y aumenten la cantidad de compra lo máximo posible.

Así, que a continuación vamos a recoger algunas de las estrategias más conocidas que utilizan los supermercados para que compremos más:

- Aumentar el tamaño de los carros para que siempre nos parezca que llevamos poca cosa o para no parar hasta llenarlos. Además tienden a inclinarse ligeramente hacia la izquierda, lo cual está estudiado para que los manejes con la mano izquierda y así poder tener libre la derecha para coger los productos.

- La entrada de los supermercados siempre esté a la derecha y también a a la derecha de las cajas registradoras para que los clientes tengan que realizar un largo recorrido por todo el supermercado para encontrar los productos que están buscando.

    © Getty Images

- Situar los productos de primera necesidad al fondo y separados unos de otros, como por ejemplo la leche, o los huevos. Si los productos de primera necesidad estuviesen junto a la línea de cajas, nadie recorrería todo el supermercado. Así, si queremos comprar lo básico, debemos toparnos con lo que nos puede tentar. Fíjense que la leche suele estar en el ángulo opoesto al de la entrada del comercio. Además, los mueven de sitio continuamente y esa búsqueda genera nuevas compras. Así, cuando vas a tiro fijo a por ellos te encuentras otro producto que sino igual no verías.

    © Getty Images

- Música agradable y funcional para que el consumidor se sienta a gusto, cómodo, y se quede más tiempo. La música alta y estridente fuerza al cliente a moverse rápidamente por la superficie del supermercado sin que las ventas se vean afectadas por ello, mientras que la música clásica es especialmente adecuada para estimular las ventas de artículos caros.

- La colocación de los productos en estanterías, en donde sitúan los productos más caros al alcance de la mano y de los ojos. Son los productos que los supermercados quieren que compres por eso se encuentra en el lugar privilegiado a la altura de los ojos. Por el contrario, los productos más baratos, tendremos que agacharnos para enconrtrarlos. Las marcas más caras ocupan la parte superior de las estanterías. Los productos destinados al público infantil, están colocados a la altura de los ojos de los más pequeños.

    © Getty Images

- Los productos “premium”se encuentran situados en la cabecera de las estanterías que por lo general destacan algún producto que ya se vio en el pasillo, con lo cual se repite un mismo elemento, pero en un espacio privilegiado. Los productos tentadores a la derechera y la mayor parte de los supermercados fuerzan al cliente a moverse de derecha a izquierda. Por este motivo, los productos más “tentadores” están casi siempre colocados a mano derecha.

- Los productos con las palabras como "cero cero, light, sin gluten, saludable," los vinculamos psicologicamente a una alimentación saludable y al culto al cuerpo. Asociamos lo "light" a lo que nos hace adelgazar aunque en realidad esto es un eufemismo. Otro truco muy utilizado por los supermercados es utilizar los céntimos para liarnos. Así cuando cuando ves 2,99 piensas: “bueno, 2 euros” pero en realidad son 3.

    © Getty Images

VIDEO: La espectacular 'flashmob' en un supermercado de Queens

- En la línea de cajas, en la que nos obliga a hacer fila y tener tiempo para recordar algo que nos olvidamos comprar, o bien tentarnos con los productos que se colocan al lado de las cajas como golosinas, snacks y productos de compra impulsiva que "entran por los ojos". Por ello, después de hacer cola durante varios minutos para pagar sus compras, es muy probable que caigamos en la tentación de comprar las golosinas. Finalmente ahora también los supermercados nos cobran las bolsas de plástico cuando antes eran gratuitas y sin embargo no han rebajado los precios.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018