Excite

Cómo crear una cartera de inversión

El secreto de todo buen inversor se encuentra en su cartera de inversión, término que define al conjunto de activos financieros en los cuales se invierte. Estos activos financieros pueden ser de diversa naturaleza y en la sabia combinación de todas las opciones se encuentra la clave del éxito.

Para configurar una buena cartera de inversión lo más importante es fijar un objetivo y un nivel de riesgo asumible. Encontrar un equilibrio entre ambos factores es el punto de partida antes de comenzar a invertir. Resolver con éxito esta ecuación facilitará mucho las decisiones posteriores.

Hay dos tipos de activos financieros: renta fija y renta variable. Los primeros son la opción más segura y ayudan a fijar una cantidad de retorno esperado. Por todo ello, hay que escoger con cuidado qué cantidad de capital invertiremos en renta fija.

Sobre esa base, que dependerá de nuestros objetivos y nivel de riesgo deseado, podremos seguir edificando una cartera de inversión. Especial cuidado hay que tener con la renta variable, que ofrece unos márgenes de beneficio tan grandes como inseguros.

Otro factor a tener en cuenta en toda cartera de inversión es el plazo de inversión, es decir, la capacidad para mantener nuestro capital inmovilizado en uno u otro activo financiero. Desembarcar en la renta fija sin haber previsto esta variable no es lo más inteligente.

Finalmente, hay que recordar la regla de oro de cualquier cartera de inversión: diversificar nuestro dinero. Cuanto más heterogénea sea nuestra nómina de activos financieros menores serán los riesgos de colapso.

Imagen: 3 D GRAFIKLER en picasa.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017