Excite

¿Cómo detectar un billete de euro falso?

Siempre que hay algún cambio de moneda, los falsificadores se ponen manos a la obra. Pasó cuando entramos en el Euro, y de nuevo estos últimos años con la entrada en circulación de los nuevos billetes de 5, 10 y 20 euros. Las siguientes renovaciones en la lista son las de los "billetes pesados", los de 50, 100, 200 y 500, y claro la policía y las entidades bancarias están reforzando sus mensajes pedagógicos para que no nos la cuelen a la primera de cambio.

    Getty Images

Aunque, claro, habría que ver quién maneja billetes de ese tamaño y por dónde. Está claro que los que llevan billetes de 200 y 500 en la cartera no son muchos, y si los llevan no va a ser para ir a la panadería. Pero los de 50 euros sí se ven más en los supermercados y tiendas grandes, así que no está mal recordar qué hay que hacer cuando llega a nuestro poder un billete sospechoso. Muchos establecimientos tienen máquinas detectoras, el resto tenemos ojos y manos.

Detectar billetes con el tacto

Con el paso de los años la cantidad de dinero falsificado que la policía retira de la circulación se va contando por millones. De esos millones de euros, el 20% se fabrica en España y el resto viene de fuera, principalmente importado desde Italia. Detrás de estos billetes hay redes mafiosas y especialistas de todo tipo que consiguen distribuir copias casi idénticas a las legales, en ocasiones emulando incluso algunos de sus mecanismos de identificación. ¿Qué se puede hacer entonces para que no nos den gato por liebre?

No es cuestión de ir inspeccionando cada billete a lo Sherlock Holmes (aunque adelante si tienes tiempo, y el cajero aguante), pero sí de estar al sopesquete y pasar por un examen rápido y manual aquellos billetes que nos den mala espina. Con el billete en la mano, lo primero, evidentemente, es tocarlo. El papel de los billetes está hecho con fibras de algodón de pureza superior, así que si pasamos los dedos por la superficie tenemos que notar un billete recio, áspero y resistente.

FOTOS: Lo que esconden los billetes de euro tras sus dibujos

Si te entran ganas de usarlo como toallita por su suavidad, ¡quieto, es falso! Si te recuerda al papel de lija, vamos bien. Para rematar la fase táctil, lo suyo es comprobar si los componentes gráficos (como el número del anverso) están en relieve. Pero si eres un poco tiquismiquis, puedes pasar la uña por el relieve (con sutileza, por favor) para asegurarte al cien por cien. Si no te has cargado el billete a arañazos, ya puedes pasar a la inspección ocular; aunque, bueno, si lo que tienes es uno de los billetazos puedes pasar los dedos por el borde inferior (en los de 200 euros) y superior (en el de 500 euros) para sentir las marcas.

Detectar billetes con la vista

Si no te has aburrido, puedes echarle un vistazo al billete para asegurarte de que no es falso. Tan solo hay que mirar al trasluz y fijarse en tres cosas. La primera es el 'hilo de seguridad' que está en medio del billete, y no es más que una línea oscura con la palabra 'EURO' y el valor del billete. Luego hay que desviar la mirada hacia el lado blanco del billete para encontrar la 'marca de agua' y, un poquito más arriba, el 'motivo de coincidencia', que es solo el número que representa el valor del billete escrito a trocitos.

¿Algo más? Sí, falta lo más divertido: buscar el holograma. En los billetes pequeños (hasta 20 euros) es una banda vertical en uno de los lados, pero en los "billetes gordos" es una especie de sellito. Estos hologramas brillantes se complementan con los que cambian de color, llamados 'elementos iridiscentes', con forma de banda vertical en los billetes de menor valor y con forma numérica (la del valor del billete) en los billetes de 50 euros ó más. Ya está, ya has tocado, mirado y girado el billete tal y como aconseja la policía; así que estás listo para pagar, si el dependiente no se ha quedado dormido esperando, claro.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018