Excite

Cómo reclamar facturas impagadas antes de llegar al juicio monitorio

Todo el mundo que empieza en un negocio o que trabaja como autónomo se ha preguntado alguna vez cómo reclamar facturas impagadas. Existen algunas formas para que el deudor abone finalmente lo que debe antes de poner una denuncia, pero en muchas ocasiones son insuficientes y lo único que funciona es el juicio monitorio.

Notificaciones por escrito

Siempre es bastante desagradable tener que recordar a un deudor que tiene una factura pendiente de pago. Sin embargo, en ocasiones no queda más remedio sino se quiere perder definitivamente ese cobro. Por ello, conviene saber cómo reclamar facturas impagadas y así solventar lo antes posible tal problema.

Lo primero que hay que saber es que si no se ha puesto nada en el contrato el plazo de pago es de treinta días desde la recepción de la mercancía y finalización del servicio. Antes de que se cumpla este plazo se debe poner en contacto con el deudor, con una simple llamada o correo electrónico, para recordarle el pago. En muchas ocasiones sólo se trata de un error.

Si pasado este tiempo se sigue sin cobrar, hay que establecer una comunicación amistosa por escrito por correo certificado y acuse de recibo, probablemente esto le hará abonar.

Finalizar toda relación comercial con el deudor

Si no ha funcionado, se debe cortar de inmediatamente cualquier prestación de servicios que se esté haciendo y volver a enviar un nuevo escrito, esta vez un burofax con acuse de recibo y certificado de contenido. Esto puede ser muy valioso para un posterior juicio. En el mismo se debe cambiar el tono y exigir el pago en una fecha determinada advirtiendo que si no se paga se emprenderán acciones legales.

El juicio monitorio, la última instancia

Es recomendable saber cómo reclamar el pago de facturas impagadas sin tener que llegar a lo que se conoce como juicio monitorio, sin embargo en ocasiones es lo único que funciona. El juicio monitorio es un proceso de enjuiciamiento civil que sirve para reclamar deudas. Para deudas inferiores a 2.000 euros no hace falta abogado ni procurador, y tampoco genera costes para el demandante.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018