Excite

Comparativa de impuestos para autónomos y asalariados

Prescindir del jefe y convertirse en máximo responsable del trabajo propio tiene un alto precio que no siempre conviene pagar. La responsabilidad y las horas invertidas son la cara más visible de esta inversión, pero una comparativa entre los impuestos que pagan asalariados y autónomos revela otros costes menos esperados.

Y es que la fiscalidad española no trata con mucho mimo a los autónomos, cargando su mochila con una carga tributaria superior a la del resto de trabajadores. Cuatro son los principales impuestos que podemos analizar.

El primero de ellos es el IRPF, impuesto progresivo que se aplica sobre los beneficios. En este caso no encontramos diferencias notables en esta comparativa de impuestos, pues empleados y autónomos comparten tramos de tributación por renta.

Los problemas para los emprendedores afloran con el pago del Impuesto de Actividades Económicas y, sobre todo, de la Seguridad Social. Así, mientras un trabajador por cuenta ajena sólo paga una pequeña cantidad por el segundo, los autónomos han de sufrir ambos flagelos.

Trazando una comparativa de impuestos de la Seguridad Social entre ambos trabajadores observamos que un empleado tiene que aportar un 6'4% de su salario bruto, mientras que el autónomo ha de pagar un 29'80% de la base de cotización, independientemente de los resultados de su empresa.

Las grandes diferencias observadas en esta comparativa de impuestos se refuerzan en el desigual acceso a la baja médica y a la prestación por desempleo. Desigualdades que penalizan al autónomo, que ha de soportar un IVA idéntico al del resto de trabajadores.

Imagen: Rennett Stowe en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017