Excite

Nueva oportunidad para comprar deuda pública catalana

El nuevo presidente de la Generalitat, Artur Mas, está valorando muy seriamente la posibilidad de lanzar una nueva emisión de bonos para clientes particulares. La anterior emisión fue todo un éxito y parece que el nuevo equipo de gobierno puede optar por reeditar la fórmula en busca de un alivio inmediato a sus tensiones financieras.

Ante esa posibilidad, los inversores deben preguntarse: ¿es una buena idea comprar deuda pública?. Como en toda inversión, no hay una sola respuesta. Así que lo mejor es analizar los pros y los contras de este tipo de emisiones de deuda pública por parte de las comunidades autónomas.

Las ventajas de estos bonos son evidentes y saltan a la vista. En la anterior emisión, la remuneración llegó hasta el 4'75%, acariciando el techo de los mayores intereses ofrecidos por bancos y cajas de ahorros durante la guerra del pasivo. Además, el plazo de un sólo año y la garantía de la Generalitat de Cataluña completaban el atractivo perfil de estos bonos.

Menos evidentes pero igual de importantes son los motivos que desaconsejan comprar deuda pública de la Generalitat. En primer lugar hay que indicar que los bonos son colocados por entidades colaboradoras. Estas entidades pueden cobrar comisiones de hasta el 0'9% por la operación y además obligan a abrir una cuenta y a pagar sus correspondientes costes de mantenimiento.

Las comisiones reducen una rentabilidad que, por lo demás, puede igualarse en el mercado bancario. Además, hay que tener en cuenta que las entidades bancarias cobran una comisión del 3% a la Generalitat por colocar los bonos. Sumando este 3% al 4'75% que cobra el comprador del bono, se obtiene una figura del 7'75%, que es lo que realmente está pagando el gobierno catalán para financiarse.

Esta cifra es muy elevada y se debe al hecho de que las fuentes tradicionales de financiación no quieren prestar dinero a la Generalitat. Conviene no perder de vista que los inversores profesionales han dado la espalda a la Generalitat y que aunque el riesgo es pequeño, la compra de su deuda pública no es una operación 100% segura.

Imagen: ArchiM en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017