Excite

Consejos para reducir gastos después del verano

La vuelta de las vacaciones suele estar acompañada de un pequeño bache económico y de una larga lista de buenas voluntades. Salir del primero y cumplir con las segundas es totalmente factible si sabemos trazar un plan razonable para reducir gastos. De hecho, para muchas familias puede ser incluso divertido además de sencillo.

Lo primero que hay que hacer para reducir gastos es elaborar un tabla aproximada para conocer en qué gastamos nuestros ingresos mensuales. Elaborar este informe casero nos dará alguna sorpresa negativa, pero resulta imprescindible localizar los agujeros de nuestra economía.

Así descubriremos que una parte importante de nuestros ingresos se invierte en socializar. Aquí los casados lo tendrán más fácil que los solteros, pues tratar de reducir gastos en esta partida es sencillo si trasladamos las fiestas y las cenas al interior del hogar o si también en casa tratamos de pasar más tiempo con los nuestros.

Los gastos de desplazamiento y las comidas fuera de casa suelen ser otro imán para nuestro dinero. Utilizar el transporte público, compartir vehículo y llevarnos la comida desde casa son recetas básicas para reducir gastos en trayecto y en el mismo puesto de trabajo.

El consumo y la energía también son buenas vías de achique para cualquier economía. Comprar marcas blancas o escoger las tiendas en función de sus precios resulta tan importante como utilizar fuentes energéticas eficientes. Comprobar el correcto aislamiento térmico del hogar puede ser un buen comienzo para reducir gastos ante el frío otoño que se aproxima.

Imagen: Muffet en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017