Excite

¿Cuánto gana, de verdad, un diputado en España?

  • Getty Images

Si hay algo que indigna a la población en general es el tema de los desorbitados sueldos de los políticos, sin importar donde desempeñen sus funciones. Da igual si son representantes de la ciudadanía a nivel estatal, autonómico o local, a la gente le toca la moral que ganen tanto o, lo que es peor, no saber cuánto ganan exactamente. Y es que el salario de los cargos electos (y el de los que no lo son) se caracteriza por muchas cosas, menos por la transparencia.

Aun por el oscurantismo en el tema de los salarios, o quizá debido al mismo, la idea generalizada es que los altos funcionarios cobran una pasta gansa. Algunos piensan que debe ser así para llamar la atención de los profesionales mejor preparados, aunque a otros les duele ya la boca de decir que los sueldazos atraen antes la corrupción que la calidad de la función pública. Lo que está claro es que para opinar, desarrollar un debate coherente y tomar medidas justas se necesita información; y ésta existe, aunque no sea fácil llegar a ella.

Definir el sueldo de los cargos públicos no es tarea fácil, sobre todo porque en España no hay una relación vertical y directa entre los ingresos y la responsabilidad del puesto. De esta forma se dan situaciones ambiguas, como la que afecta a la figura del presidente del Gobierno. Actualmente, el sueldo anual del presidente (que este año rozará los 80.000 euros) es de los más bajos de la zona euro, pero resulta que sus gastos personales corren a cuenta del contribuyente. Gastos que no están claros, pues no se desglosan en los Presupuestos.

Situaciones parecidas se dan en el caso de los secretarios de Estado, que terminan ganando más que los ministros debido a la flexibilidad de su sueldo como cargo de la Administración. Total, que los políticos de este país no ganan según su responsabilidad, sus funciones o sus logros profesionales. Es que ni siquiera los pluses se adecúan a la situación personal de los cargos, como es el caso de los 70 diputados que durante la pasada legislatura cobraron los 1.823 euros mensuales por desplazamiento, aunque tenían piso en Madrid.

Pero es que los representantes de la circunscripción de Madrid cobran igualmente por desplazarse hasta el Congreso. Eso sí, un poco menos: 870 euros mensuales. Un plus que muchos siguen considerando elevado, sobre todo para los diputados que viven en la capital. La historia es que en la Cámara se cobra por todo, y las partidas presupuestarias para cubrir los gastos de los parlamentarios no son pocas. Así, por decir unas cuantas, se puede mencionar: el bono anual de 3.000 euros para pagarse el taxi, los coches oficiales, la factura de Internet, los dispositivos móviles... pagado con el dinero de todos.

FOTOS: 8 casos de puertas giratorias en España

Entonces, ¿cómo queda la cosa?, ¿cuánto ganan, de verdad, nuestros representantes? Si nos centramos solo en los 350 diputados y los 266 senadores de la Administración central (no vaya a ser que nos mareemos con el chorreo de dinero autonómico y local), la factura anual (en 14 pagas) para el contribuyente quedaría así: retribución fija (2.813,87 euros), complemento de los miembros de la Mesa (entre 944,49 y 3.064,57 euros), gastos de representación (entre 697,65 y 3.327,89 euros), gastos de libre disposición (hasta 2.728,57 euros), e indemnización por actividad parlamentaria (hasta 1.823,86 libres de impuestos).

Total, una pastizal al que hay que sumarle el bono de 3.000 euros para taxi, el móvil gratis, el iPad gratis, mantenimiento del despacho (cada diputado tiene el suyo propio), el sueldo del personal de confianza (para miembros de la Mesa), y las dietas de los viajes oficiales de 120 euros diarios (150 euros si se viaja fuera de España). Con algunas variaciones según los cargos, los senadores se llevan lo mismo. Incluso salen ganando en los beneficios tecnológicos, ya que se llevan para casa un portátil y una tablet, además del celular.

Hay que señalar que esta fotografía de los sueldos solo se aplica a los cargos electos, luego habría que mirar lo que ganan los cargos no electos; es decir, los ministros, los secretarios de Estado, los subsecretarios, los directores generales, y los responsables de los más de 400 organismos públicos dependientes de la Administración General del Estado. Pero eso es otra historia... al parecer, la historia interminable.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017