Excite

¿Cuánto paga el Estado a la Iglesia?

Los medios de financiación de la Iglesia es un tema que siempre ha creado mucho debate en la sociedad. El aporte económico estatal, es decir, cuánto paga el estado a la Iglesia, junto con la exención de impuestos, son dos de los puntos clave para comprender cuánto percibe, además de dejar de pagar en impuestos, la Iglesia Católica en España.

¿Cuáles son las fuentes de financiación de la Iglesia?

La financiación de la Iglesia Católica en España procede de varios medios. Según la propia Conferencia Episcopal Española, las principales fuentes económicas de la Iglesia provienen de las aportaciones directas de sus fieles por un lado, que representan alrededor de un 75%, de la asignación tributaria por el IRPF, con un 25%. No obstante, en el apartado de aportaciones directas, está incluido alrededor de un 20%, calificado como "otras fuentes de financiación", que fuentes externas aseguran que son en su gran mayoría subvenciones estatales. Así, teniendo en cuenta lo anterior, ¿cuánto paga el Estado a la Iglesia?

Recaudación

La Iglesia Católica en España viene recaudando de 12 a 13 millones de euros mensuales por parte del Estado gracias a los contribuyentes que, marcando la casilla de la Iglesia en sus declaraciones de la renta, otorgan el 0.7% de su IRPF a esta institución. Estas cantidades están reflejadas en los presupuestos generales del Estado como una estamación del número de ciudadanos que marcarán la casilla, y son abonadas como anticipos. No obstante, con posterioridad se regularizan estos pagos, dependiendo del número final de contribuyentes que eligieron esta opción.

Por otra parte, la Iglesia también recibe ayudas económicas del Estado a través de subvenciones, destinadas a congregaciones, colegios concertados, mejoras y restauraciones de catedrales, entre otros. Además, el Estado también se hace cargo del sueldo de parte de los profesores de religión, así como de la desgravación de donantes.

Cómo funcionan las exenciones en los pagos de impuesto

La fiscalidad y las exenciones de pagos de impuestos es el asunto que más polémica suscita, sobre todo el Impuesto de Bienes Inmmuebles (IBI). De acuerdo con el tratado internacional firmado en 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede, la Iglesia está exenta del pago del IBI de todos sus inmuebles destinados al culto, como templos y capillas, así como otros edificios o dependencias dedicados a la actividad pastoral. Asimismo, las residencias de los obispos y sacerdotes, conventos, oficinas, seminarios y universidades tampoco abonan este impuesto.

No obstante, desde 2002, la Iglesia Católica en España se rige por la Ley de Mecenazgo, que agrupa tanto a instituciones religiosas como a fundaciones y organizaciones no lucrativas en general. Esta ley señala que ninguna de las entidades anteriores deberá pagar el IBI por los edificiones que destinen a su actividad sin ánimo de lucro. Aún así, el acuerdo de 1979 prevalece, por lo que la exención del IBI es más amplia que para el resto de entidades sin ánimo de lucro.

En este contexto, Navarra aprobó una ley por la que obligaba a la Iglesia, así como a otras instituciones religiosas, a abonar un impuesto urbano, equivalente al IBI, de todos sus inmuebles salvo aquellos destinados exclusivamente al culto. Sin embargo, el Tribunal Constitucional declaró nula esta ley, ya que vulnera el tratado Iglesia-Estado.

Iglesia-Estado, una relación duradera

La financión de la Iglesia por parte del estado proviene del inicio de la democracia, con una acuerdo firmado por ambas partes en 1979. Esta acuerdo, además de la financiación, señalaba que el objetivo final era que la Iglesia se autofinanciara en un futuro, sin necesida de la intervención del Estado, algo que todavía no ha ocurrido. No fue hasta 1988 cuando se asignó el 0.5239% del IRPF de aquellos que marcaran la famosa "X" a favor de la Iglesia en sus declaraciones de la renta. No obstante, este porcentaje no era suficiente para cubrir sus necesidades, por lo que el Estado creó un complemento con cargo a los presupuestos.

Ya en 2007, el Estado eliminó el complemento estatal, y aumentó hasta el 0.7% la asignación por IRPF, lo que se estima ha supuesto un incremento de unos 30 millones de euros.

¿Debe la Iglesia autofinanciarse?

En definitiva, la polémica sobre cuánto paga el Estado a la Iglesia está servida. Por un lado, la Iglesia Católica esgrime que su contribución a la sociedad es mucho mayor que lo que obtiene del Estado, y que no cuenta con más privilegios que otras entidades religiosas. Por el otro, son muchos los que sostienen que la Iglesia debería autofinanciarse, así como pagar todos sus impuestos, incluido el IBI de los cuantiosos edificios con los que cuenta.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017