Excite

Tomando el pulso al mercado con la curva de Coppock

El comportamiento de los mercados bursátiles depende casi exclusivamente de la coyuntura económica. Sin embargo, los índices siguen una serie de patrones que son predecibles gracias a ciertas fórmulas analíticas. Una de ellas, la curva de Coppock, es especialmente útil para aquellos inversores a largo plazo que están buscando el mejor momento para comprar.

Y es que la curva de Coppock es capaz de detectar los cambios de ciclo en la bolsa, más concretamente, el inicio o consolidación de una tendencia alcista después de un periodo de caída prolongada. Que quede claro, no obstante, que este indicador no sirve para identificar los suelos de mercado, sino para verificar si un ligero repunte ya ocurrido va a consolidarse al alza o va a ser un falso indicio.

Ideada por E.S. Coppock y publicada por primera vez en 1962, la fórmula que permite identificar estas recuperaciones del mercado se basa en la suma de la tasa de cambio de un periodo de 14 meses y de un periodo de 11 meses, aplicando al resultado una media ponderada de 10 periodos.

Sobre el papel, este indicador mensual muestra la recuperación del mercado cuando la curva se encuentra por debajo de cero y se gira en sentido ascendente desde un valor mínimo. Es entonces el momento ideal para comprar y esperar a que la tendencia se consolide en los siguientes meses.

La curva de Coppock fue especialmente concebida para el índice norteamericano S&P 500 y desde su invención ha emitido un total de 24 señales, acertando en 22 de ellas. Las otras 2 fueron falsas recuperaciones, pero ambas precedieron en muy poco tiempo a las recuperaciones definitivas.

Actualmente, la mayoría de software especializado en gráficas bursátiles permite conocer las indicaciones de la curva de Coppock, que sigue siendo útil como indicador mensual y herramienta para la inversión a largo plazo.

Imagen: chefranden en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017