Depósitos estructurados, la nueva ola del pasivo

Los tiempos han cambiado en el mercado del pasivo y aunque todavía quedan vestigios de la guerra de depósitos a plazo fijo, la batalla se centra ahora en los depósitos estructurados. Las entidades han apostado fuerte por este producto, que combina una inversión a plazo con otra en renta variable. Una mezcla interesante que permite buenas rentabilidades sin arriesgar el capital invertido.

Actualmente hay varias ofertas en el mercado y es difícil decantarse por alguna de ellas, puesto que la rentabilidad final dependerá del comportamiento de las acciones vinculadas al depósito. Uno de los que menos riesgos corre es el Depósito 90/10 del Banco Santander, un plan ideal para aquellos que tengan mucho dinero.

Y es que la propuesta del Santander requiere un patrimonio mínimo de 100.000 euros y una inversión de 50.000, destinando el 90% a un depósito a un año con rentabilidad fija del 4'5%. El 10% restante se invierte en una cartera de acciones con títulos de Inditex, Telefónica y BBVA, con un plazo de 3 años.

Otros depósitos llevan esa proporción al 70/30. Es el caso del Depósito Combinado de Cajamar, que dedica el 70% de la inversión a un depósito a 8 meses con rentabilidad del 4'77% y el otro 30% a un producto a 48 meses con rentabilidad variable. La cesta de acciones de Cajamar incluye títulos de Apple, Microsoft o Telefónica.

También Caja Inmaculada (CAI) apuesta por la fórmula del 70/30. En esta ocasión, el grueso del capital se dirige a un depósito a un año con rentabilidad de 4'75% TAE, mientras que el 30% se invierte en acciones de Telefónica, BBVA y Repsol YPF con un plazo de 36 meses.

Finalmente, los inversores más valientes tienen varias propuestas en el mercado con una proporción del 50/50. Así, Caja Vital Kutxa dedica la mitad del capital a un depósito a 30 meses con rentabilidad del 2'935% TAE, mientras la otra mitad queda vinculada a la revalorización media del índice DJ Eurostoxx50.

Imagen: cai.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014