Excite

¿Cuáles son las diferencias entre crowdsourcing y crowdfunding?

Es muy probable que hayas oído hablar de los conceptos crowdsourcing y crowdfunding, sin embargo existe cierto grado de desconocimiento a la hora de definirlos correctamente. Estos términos fueron acuñados recientemente y además de revolucionar el mundo empresarial han contribuido a un cambio en determinados modelos de negocio nunca vistos hasta la fecha. En este artículo veremos las diferencias entre crowdsourcing y crowdfunding.

    @SeanMoffitt - Twitter

Nacimiento del concepto

La palabra crowdsourcing fue acuñada por primera vez en 2005 por Jeff Howe en la revista WIRED. Howe habló de este concepto refiriéndose a la externalización por parte de una empresa o institución, de una función realizada por un empleado, a un grupo de personas mediante una convocatoria abierta. O lo que es lo mismo delegar parte del trabajo a una multitud de personas a través de internet.

Crowdfunding, un concepto derivado del anterior

Si bien el crowdsourcing habla de funciones a realizar, que pueden ir desde la aportación de ideas hasta la elaboración de parte del trabajo, el crowfunding se centra únicamente en la aportación de financiación, es por esto que también se conoce como micromecenazgo, y aporta soluciones económicas a pequeños emprendedores y no tan pequeños. Por norma general los crowdfunding más populares son aquellos que aportan un beneficio singular al mecenas.

Revolución colectiva

Visto esto podemos decir que las diferencias entre crowdsourcing y crowdfunding son que el primero abarca una serie de funciones y el segundo se centra sólo en la parte financiera del proyecto o negocio. Pero no son conceptos diferentes, sino que van de la mano ya que el crowdfunding es un tipo de crowdsourcing, es una parte del conjunto de funciones que pueden ser externalizadas.

El crowdsourcing por tanto abarca cuatro estrategias de colaboración abierta que son: El propio crowdfunding o financiación colectiva, el crowdcreation o creación colectiva, el crowdvoting o votación colectiva y el crowd wisdom o sabiduría colectiva. Este conjunto de estrategias ofrece una serie de beneficios a las empresas demandantes que enumeraremos a continuación.

En primer lugar ayuda a que los problemas de un trabajo puedan ser examinados por un coste muy pequeño y muy rápidamente, además hay que tener en cuenta que se contempla la opinión y visión de un elevado número de individuos, lo que aumenta el espectro de soluciones.

El pago por realizar estas funciones depende en la mayoría de los casos de los resultados, no existiendo incluso estos pagos en ocasiones. Con lo que nuevamente la empresa ahorra dinero y recursos.

La empresa se ve beneficiada de un amplio rango de talento sin la necesidad de contratar un volumen de empleados elevado. Por otro lado existen beneficios derivados de escuchar al público y de involucrar a los clientes en el proceso de creación, con lo que se pude generar afinidad derivada de la colaboración en un proyecto.

Páginas y proyectos colectivos

Muchos son los proyectos que han triunfado en este sentido. Si bien las diferencias entre crowdsourcing y crowdfunding se basan en la aportación realizada, existen muchas plataformas que ayudan a promocionar estos tipos de iniciativas. Kickstarter puede ser la más popular de todas, pero también es bueno destacar portales en español como Verkami, 10 000 Ideas o Trustmyproject. Estos portales están revolucionando los modelos mercantiles y suponen una solución para numerosas empresas y emprendedores que necesitan un empujón. En España proliferan los artistas que solicitan financiación para sus proyectos musicales o audiovisuales y cada vez son más los que solicitan ayuda a sus fans con el fin de producir sus creaciones.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017