Excite

El acuerdo de pagos, un as en la manga

Si las facturas se acumulan en el buzón y no somos capaces de liquidarlas, conviene respirar hondo y recordar que no es el fin del mundo. A aquellos que llegan a fin de mes con la lengua fuera y los bolsillos vacíos todavía les queda la posibilidad de llegar a un acuerdo de pagos (APP) con sus acreedores, o al menos con algunos de ellos.

De hecho, este sistema suele darse entre empresas de utilidades (telefonía móvil, internet, televisión digital...) y clientes que acumulan varias facturas sin pagar. El acuerdo de pagos es una solución que conviene a las dos partes, sobre todo si el cliente desea seguir disfrutando del servicio contratado.

La compañía no puede negarse a suscribir un acuerdo de pagos, mediante el cual el cliente se compromete a devolver el total adeudado mediante pagos fraccionados. De esta manera, es posible resolver la deuda a largo plazo sin necesidad de darse de baja del servicio contratado.

En teoría ha de ser la propia compañía la que se ponga en contacto con el cliente antes de cortar el servicio suministrado, y a pesar de que pueda amenazar con el 'apagón' también debe ofrecer la posibilidad de alcanzar un acuerdo de pagos.

Los derechos del consumidor incluyen también los gastos derivados de la tramitación de dicho acuerdo de pagos, que deberán ser adelantados por la compañía si el cliente no puede sufragarlos. Eso sí, el incumplimiento de un APP impide volver a recurrir a esta solución de emergencia en futuras situaciones de impago.

Imagen: Wikimedia Commons

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017