Excite

El alquiler copa las ayudas a la emancipación

Uno de cada cuatro jóvenes españoles sigue viviendo con sus padres. Las altas tasas de desempleo, el precio de la vivienda y las dificultades para obtener hipotecas actúan como una barrera que impide abandonar el hogar familiar e iniciar una vida propia. Para corregir el problema, el Gobierno ofrece ayudas a la emancipación.

Quizás la más notoria de estas ayudas a la emancipación sea el plan Vivienda Joven, vigente desde 2008. Se trata de una ayuda directa al alquiler destinada a jóvenes entre 22 y 30 años, el grupo social con mayor dificultades para acceder a una vivienda.

Esta ayuda del Gobierno consiste en 210 euros mensuales, un préstamo de hasta 600 euros para la fianza y hasta 120 euros de préstamo para sufragar los gastos de tramitación de un aval bancario, en caso de que éste fuera necesario.

Pero como el resto de ayudas a la emancipación, este plan Vivienda tiene muchas restricciones y no todos los jóvenes pueden beneficiarse de sus ventajas. Además de la edad, los solicitantes tienen que estar trabajando, cobrando una prestación de desempleo o haber trabajado un mínimo de 6 meses en fechas recientes.

Además, el alquiler tiene que estar declarado a Hacienda, lo que discrimina a muchos candidatos, ya que en nuestro país 6 de cada 10 alquileres no están declarados. Otros requisitos de esta ayuda a la emancipación son que el propietario no sea familiar del inquilino, ser titular del contrato de alquiler y que los ingresos del solicitante no superen los 22.000 euros brutos anuales.

Imagen: Menage a Moi en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017