Excite

El drama de la letra pequeña de las hipotecas

Las ejecuciones hipotecarias son una de las grandes pesadillas actuales para miles de ciudadanos españoles que no pueden hacer frente a sus compromisos con el banco. Gran parte de su problema se encuentra en la letra pequeña de las hipotecas, ese océano de cláusulas y condiciones que en años de bonanza pasó desapercibido y que ahora se hace presente en toda su crudeza.

Y es que la mayor parte de la población sólo tuvo ojos para el tipo de interés y el plazo de amortización al firmar un préstamo hipotecario. A los no expertos les traicionó la idea de que las hipotecas eran un contrato estándar donde sólo podía negociarse el tipo de interés. Eso es falso: todo es negociable y el banco puede esconder tantas trampas como quiera en la letra pequeña de las hipotecas.

Revisando sus contratos, cada vez son más los que descubren auténticas minas en sus hipotecas. Quizás la más famosa de ellas sea la cláusula suelo, que marca un límite mínimo de interés impidiendo que el ciudadano se beneficie de las bajas del Euribor. Condenada como abusiva, esa cláusula sigue colándose hoy en las hipotecas con nombres sibilinos como 'límite de variabilidad' o 'interés mínimo'.

El catálogo de zancadillas bancarias en la letra pequeña de las hipotecas es variado y aquellos que consigan firmar una nueva hipoteca harán bien en estar alerta. Los seguros vinculados a la hipoteca son otra de las tretas bancarias para aumentar el beneficio. La ley sólo nos obliga a contratar un seguro contra incendios, por lo que el resto de pólizas sugeridas por la entidad son siempre negociables. Exactamente igual ocurre con las comisiones.

Ante tantos obstáculos, cada vez son más los que deciden renunciar a su vivienda. A ellos les espera una última sorpresa en la letra pequeña de las hipotecas, en este caso una sorpresa común a todas las hipotecas españolas. En nuestro país no basta con renunciar al producto hipotecado para cancelar nuestras deudas, puesto que se trata de un préstamo personal. Lo que significa que podemos perder nuestra casa pero conservar gran parte de la deuda.

Imagen: smartblogs.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017