Excite

¿Es el final de las grandes compañías eléctricas en España?

  • Twitter - papelem

¿Qué pasa cuando un emprendedor extranjero amante de las energías renovables se viene a vivir a España? La respuesta la podemos encontrar en Gijsbert Huijink, un holandés afincado en Girona muy mosqueado con el enredado panorama energético español. Tan lioso como la propia legislación que regula el sector, plagada de leyes encadenadas que, según el propio Gijsbert, se superponen de tal forma que solo un puñado de letrados pueden decir a ciencia cierta qué prácticas son lícitas o ilícitas en este país.

Pero si hay algo que le molesta todavía más a este defensor de las renovables son las trabas que se le ponen al autoconsumo. Algo incomprensible para él, viniendo de una zona europea donde se fomenta el uso de fuentes de energías alternativas y sostenibles que favorezcan la autonomía energética. Lo peor, tal y como comenta Gijsbert, fue comprobar lo caro que le salía conectarse a la red eléctrica para volcar la energía sobrante de sus placas. Por suerte, decidió transformar su disgusto en una propuesta de cooperativa que cuenta a día de hoy con cientos de socios, miles de contratos y decenas de puntos de información por todo el territorio español.

Bajo el nombre de 'Som Energia' la cooperativa se fundó allá por el 2010 en un círculo cercano a la Universitat de Girona (donde Gijsbert es profesor) y en pocos meses creció gracias a la colaboración de sus alumnos, amigos y vecinos. En 2016, Som Energia es la cooperativa energética con más proyección y expectativas de crecimiento de todo el continente europeo. Es paradójico que España, un país cuyo sector energético está en manos de una oligarquía feroz, sea uno de los referentes del cambio del mercado energético europeo. Aunque, claro, también es cierto que aquí la gente está muy cansada del saqueo y las estafas de las grandes empresas energéticas españolas.

FOTOS: Las fuentes de energía del presente y del futuro

El 'impuesto al sol' se ha buscado un enemigo peligroso, tanto que ya ha conseguido atraer a más de 30.000 usuarios comprometidos con la cooperativa. Casi el 60% están en Cataluña, pero es cuestión de tiempo que ese porcentaje se diluya en la creciente demanda de energía verde del resto de España. Una demanda que, por cierto, aumenta a una velocidad de vértigo con una media de 200 contratos por semana actualmente. Con una comunidad sólida a sus espaldas, este profesor holandés pretende ahora dar un pasito más y hacer realidad el cambio de modelo energético español. El primer objetivo, alcanzar la suficiencia energética para todos, tal y como se persigue en algunos países nórdicos.

No es difícil, solo hace falta voluntad política para acabar con los peajes y los costes fijos. Pero antes habrá que batallar con los cuatro gatos que manejan el cotarro para que acepten la implantación del "balance neto", ya sabéis, eso de recuperar de la red la cantidad proporcional de electricidad sobrante vertida anteriormente en la misma. Vamos, que no te cobren por pillar energía de la red eléctrica, si previamente has contribuido con el sobrante que generas. Parece lógico, pero aquí no nos enteramos todavía de lo fácil (y económico) que resultaría hacer las cosas de otra forma.

Para Gijsbert, el modelo de autoconsumo sostenible basado en cooperativas es totalmente viable en España. Y no hay razón para desconfiar de su palabra si miramos a Europa, donde organizaciones como la fundada por Gijsbert se cuentan por cientos (solo entre Dinamarca y Alemania superan el millar). ¿Entonces por qué no tomamos nota aquí? Pues por lo mismo de siempre, porque los proyectos ciudadanos son ignorados por los gobiernos, el control institucional es poco y la presión de la oligarquía es mucha. Una situación que puede cambiarse, solo es cuestión de asociarse y coger la sartén por el mango o, en este caso, a las energéticas por el enchufe.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017