Excite

¿Estamos comenzando una nueva crisis?

  • Getty Imagesg

Parece que los 'brotes verdes' que avistaban nuestros políticos en el horizonte de la recuperación no son más que matojos secos. O eso opinan al menos los economistas más alarmistas tras analizar los datos macroeconómicos que está lanzando el nuevo año. Pero qué les asusta tanto a los especialistas. Pues, básicamente dos cosas: la caída sin freno de los mercados financieros tras el leve remonte del pasado verano y el retroceso del crecimiento económico global, que lleva unos cinco años descendiendo.

Las Bolsas han caído en general unos 18 puntos y el crecimiento global casi 2,5 puntos (del 5% al 2,5%). En un mundo globalizado, estos números no pueden explicarse en pocas palabras, pero sí puede hacerse un croquis a mano alzada bastante aproximado de la situación actual. Y en ese boceto destacan dos elementos relacionados con el enfriamiento del crecimiento mundial: el batacazo del precio del petróleo y la desaceleración de la economía china. Y es que el barril de crudo ya está por debajo de los 20 dólares y China ha registrado sus peores tasas de crecimiento desde los años '80.

Dos elementos que están entrelazados, ya que la disminución de la demanda energética china (a su vez producida por la caída del crecimiento) está dejando el precio del petróleo a ras del suelo, debido a la imposibilidad de cubrir la oferta de crudo. El efecto dominó de este binomio se está llevando por delante la economía de los países en vías de desarrollo, sobre todo los que habían puesto sus esperanzas en la producción petrolífera y ahora ven que vender su petróleo no les sale tan rentable como antes. Las fichas están cayendo, y Estados Unidos ya se prepara para recibir el golpe.

FOTOS: cómo cambia la vida en crisis...

Si la inercia de la caída de este castillo de naipes tumba la producción estadounidense, entonces sí que podríamos hablar de una nueva crisis. Los analistas ya están con la mosca detrás de la oreja, porque Wall Street se empieza a rascar el rasguño bursátil que le han producido los últimos cierres bajistas de las Bolsas internacionales. Para evitar un mal mayor, las medidas de la Reserva Federal se sumarían al efecto mariposa procedente de China para acelerar la explosión de otra crisis económica. De momento ha bajado el precio del dinero y subido el valor del dólar.

Esto puede llevarnos a un panorama internacional donde, además de tener a China colgando de la economía mundial mientras el suelo económico se llena de petróleo, veríamos grandes choques entre los bancos centrales de las grandes potencias. De hecho, las escaramuzas ya han empezado entre el BCE, el CBC y la RF (bancos centrales europeo, chino y estadounidense, respectivamente), y parece que los americanos están ganando la partida por ahora. Así que la cosa pinta muy mal, todo va para abajo: la demanda china, el PIB mundial, el comercio internacional, la confianza de los mercados, las Bolsas... eso sí, la burbuja de la deuda pública no para de subir, y que dios nos pille confesados si revienta ahora.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017