Excite

Principales impuestos en Alemania para ciudadanos y empresas

Para garantizar los servicios mínimos que garanticen el Estado del Bienestar, como la educación o la sanidad , los países necesitan obtener dinero a través de recaudaciones fiscales. Los impuestos en Alemania son un punto de referencia para los demás países, al tratarse de la principal potencia económica de la Unión Europea.

Los impuestos

Las competencias para establecer y cobrar los impuestos en Alemania corresponden al estado federal, que la ejecuta a través de las Oficinas de Finanzas de los Estados Federados y de las Oficinas Federales. Los Länder o estados también obtienen algunos tributos especiales, previa autorización del Consejo Federal.

Uno de los impuestos más conocidos es el IVA, que recauda un porcentaje de toda venta o servicio realizado. En el caso alemán, el tipo impositivo general es del 19 %, dos puntos porcentuales menos que en España tras la última subida del gobierno de Mariano Rajoy.

En el caso del IVA reducido, que se aplica a la alimentación, libros, transportes, publicaciones y turismo, este se sitúa en el 7%.

Respecto a la recaudación del IRPF, existen seis categorías fiscales que varían en función del estado civil, número de hijos o número de personas trabajando en el hogar. Los solteros son a los que se les aplica una mayor tasa impositiva, con un 42 % del tipo marginal.

Las empresas también tienen que pagar una tasa impositiva, la Körperschaftssteuer, establecida en un 15 % de los beneficios distribuidos. Además, se les aplica un 1,5 % más llamado “recargo de solidaridad” y que tiene su origen en la época de la reunificación, sirviendo en teoría para financiar la misma. Por último, también hay que sumar el Gewerbesteuer o Impuesto Industrial, que es municipal y se sitúa en torno al 13 %. En total, los impuestos a pagar por las empresas suponen aproximadamente un 29 % de sus beneficios.

Un impuesto muy especial

Unos de los impuestos en Alemania más polémicos es el eclesiástico. Los creyentes católicos, protestantes y judíos están obligados a financiar sus respectivas iglesias si tienen capacidad para ello y que varía en función de la renta. Para evitarlo hay que renunciar a la fe mediante una declaración de apostasía.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017