Excite

¿Qué impuestos tiene el cigarrillo electrónico?

Tras el boom sufrido por el cigarrillo electrónico a lo largo del año 2014 en España, no fueron pocas las voces que solicitaron una regulación correcta en su uso así como en su tributación. La falta de regulación, tanto a nivel europeo como estatal, ha dado lugar a un debate abierto acerca de qué impuestos debe pagar el cigarrillo electrónico y en qué ámbitos se debe permitir su uso.

    Getty Images

Irrupción del cigarrillo electrónico en España

En primer lugar para poder hablar de impuestos hay que tener en cuenta que la falta de regulación en nuestro país ha ocasionado una falta de control en varios sentidos. Los puntos de venta, así como la proliferación de productos de mala calidad, la desinformación al consumidor e incluso los problemas derivados de su mal uso han puesto en el punto de mira un producto que apareció como la panacea de los fumadores.

Situación actual

Tras la puesta en marcha por parte de la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico de una Ley que regulase su uso, España se situó en la delantera de Europa en cuanto a legislación se refiere. Poco después a nivel continental surgió una Directiva Europea que enmarcaba al cigarrillo electrónico en una categoría propia diferente a la del tabaco y una Ley de Consumo que regula su uso y publicidad.

Impuestos en el cigarrillo electrónico

Poco después de la entrada en vigor de la ley, a comienzos de 2014, que prohibía el uso del cigarro electrónico en transportes, hospitales y escuelas, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo solicitó un impuesto mínimo para que se equiparara al tabaco. Poco antes la Organización Médica Colegial lo había solicitado también, sin embargo la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico reclamó que se estableciera, en todo caso, un impuesto específico que se centrase sólo en la nicotina que contiene el líquido que se vapea y que no afectara al resto de componentes.

El otro hito importante en la legislación del cigarrillo electrónico se dio en 2015. Después de que se celebrara el congreso internacional esencial sobre el control del tabaquismo en Moscú, defensores y detractores hicieron que la Organización Mundial de la Salud promoviera la prohibición preventiva de los dispositivos que queman nicotina debido a la controversia existente entre la comunidad científica.

Cigarrillos electrónicos desde el punto de vista médico

Según recientes estudios científicos, si bien el uso del cigarrillo electrónico es perjudicial para la salud, lo es unas 1 400 veces menos que el tabaco y no contribuye de forma activa a que el usuario deje de fumar. Está probado que su uso contribuye a mejorar la abstinencia durante el primer mes, pero tras los tres meses de uso se han registrado innumerables casos en los que los usuarios volvían fumar. Esto es un hecho determinante que requerirá de más estudios debido a que si se probase científicamente su utilidad para dejar de fumar podría ser considerado prácticamente como un medicamento, con lo que afectaría en definitiva a la forma en la que se establecerían los impuestos sobre el cigarrillo electrónico.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017