Excite

Las infracciones tributarias y las sanciones establecidas por ley

La Ley General Tributaria establece una serie de normas de obligado cumplimiento por parte de todos los ciudadanos con obligaciones fiscales y también determina una serie de mecanismos para hacer que dichas normas se cumplan. La penalización de las infracciones tributarias con las sanciones son ejecutadas por los organismos encargados de vigilar el cumplimiento de dichas obligaciones.

Infracciones leves, graves y muy graves

La clasificación de las infracciones tributarias y las sanciones que se aplican se establece en tres niveles diferentes:

  • Infracción leve
  • Infracción grave
  • Infracción muy grave

Según el nivel de la infracción y la naturaleza del incumplimiento realizado, así será el importe que se establezca para la sanción que el obligado tributario tendrá que pagar.

Cuando el hecho causante de la infracción sea la falta de pago del importe correspondiente a una liquidación con resultado a ingresar o por obtener devoluciones de impuestos indebidamente, la sanción se gradúa de la siguiente forma:

  • Infracción leve: Supondrá una sanción igual al 50% del importe que se ha dejado de ingresar. Se aplicará en aquellos casos en los que la base sea inferior a 3.000 euros o superior si no se detecta ocultación.
  • Infracción grave: Se aplicará en aquellos casos en que la deuda supere los 3.000 euros y exista ocultación, o independientemente del importe de la deuda, cuando existan facturas falsas, los libros registros estén erróneos o falseados, o cuando el importe no ingresado corresponda a retenciones con unos límites. Aquí la sanción es un 50% de la deuda, incrementada en diferentes porcentajes en los casos en que suponga un perjuicio económico para la Hacienda Pública o el obligado tributario haya sido penalizado ya anteriormente con otra sanción por un hecho de la misma naturaleza.
  • Infracción muy grave: Se produce cuando el obligado tributario ha utilizado medios fraudulentos para ocultar la infracción. El importe de la sanción oscilará entre un 100% y un 150% y además podrá ser incrementado por perjuicio a la Hacienda Pública o comisión repetida de infracción.

En la Ley General Tributaria también están previstas otras situaciones o actos que suponen infracción tributaria:

  • Solicitar indebidamente beneficios fiscales, no imputación o imputación incorrecta de bases imponibles o rentas. Las infracciones de este tipo están tipificadas como graves y la sanción que se impone va desde el 15% de la base y pueden llegar hasta el 50%.
  • La no presentación en plazo de autoliquidaciones o liquidaciones que no sean a ingresar esta tipificada como infracción leve, la sanción se establece en función del tipo de información no facilitada y es un importe fijo que parte de los 200 euros.
  • La presentación de datos erróneos en declaraciones, autoliquidaciones o contestaciones a requerimientos también está penalizado con sanciones que van desde los 150 euros.
  • Son también consideradas infracciones y por tanto se han de aplicar la correspondiente sanción a aquellos casos en los que se de el incumplimiento de obligaciones formales, contables y registrales, el incumplimiento de obligaciones de facturación, la no utilización del número de identificación fiscal en aquellos supuestos en los que es obligatorio su uso, la no entrega del certificado de retenciones o la obstrucción, resistencia, negativa o excusa a las actuaciones de la Administración Tributaria.

Graduación según el perjuicio económico y si hay o no repetición

La Administración Tributaria en su función de velar por el cumplimiento de la Ley General Tributaria penaliza las infracciones tributarias con sanciones que son graduadas según la gravedad que se establezca en el hecho cometido, así como por la valoración que se haga en función del perjuicio económico que pueda suponer para la Hacienda Pública y la comisión repetida de dichas infracciones.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017