Excite

Formas de invertir en China

Cada vez más empresarios de todo el mundo deciden invertir en China. Su rápido crecimiento en los últimos años y las expectativas de desarrollo del gigantesco país asiático hacen más que atractivo su mercado, que ya es el segundo receptor mundial de inversiones extranjeras, tan sólo por detrás de Estados Unidos.

Sectores y formas

¿En qué invertir? En China, los sectores con mayor potencial de crecimiento son la agricultura, el medio ambiente, las tecnologías, la industria, las telecomunicaciones y las infraestructuras, según informes de la OCDE.

Una vez elegido el sector en el que se desea invertir habrá que acceder al mercado. Para ello habrá que establecer contactos con socios y proveedores. Conseguir un distribuidor será fundamental para comercializar los productos. Sin embargo, estas fórmulas no requieren una inversión directa de dinero ni una presencia activa en el país.

Si se decide apostar por entrar directamente en el mercado chino, existen tres formas para establecerse en el gigante asiático.

  • Oficinas de Representación. Es el método usado por empresas que quieren tener representación en el país pero no desean realizar una gran inversión. Tiene las ventajas de poder montarse en muy poco tiempo y la agilidad de los trámites. Como desventajas, sus operaciones se reducen a ventas y asistencia a la empresa matriz.
  • Empresa mixta. También conocida como join venture. Esta fórmula consiste en la asociación de una empresa extranjera con una compañía china de mismo sector. Es la recomendada cuando no se conoce demasiado la situación del sector en China. Existen dos tipos: de capital y contractual. La diferencia es que mientras en la primera los socios comparten riesgos y beneficios en función del capital aportado, en la segunda los derechos y obligaciones se establecen por contrato.
  • Empresa 100 % extranjera. En estas empresas no hay capital chino y el empresario tiene todo el control. Como desventajas de esta modalidad podemos encontrar cierto proteccionismo local, desconocimiento de la cultura y menos facilidades a la hora de negociar que los empresarios locales.

Beneficios fiscales

Existen bastantes incentivos fiscales para invertir en China, Para las empresas de alta tecnología o dedicadas a la exportación, por ejemplo, existen beneficios como vacaciones tributarias o exenciones fiscales. También existen incentivos por invertir en Zonas Económicas Especiales o Zonas de Desarrollo Económico e Industrial, que tienen como objetivo igualar los niveles de desarrollo de los territorios costeros y los del centro.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017