Excite

La banca española provoca indignación con la subida de las comisiones

  • Foto:
  • noticias.terra.es

Indignación, esa es la palabra que más se repite entre clientes y especialistas de la banca española. Y es que el sector bancario en nuestro país ha comenzado a paliar la crisis que sufre con la reducción de los préstamos y la subida desproporcionada de las comisiones. Una situación que ya denunció el movimiento 15 M en sus orígenes cuando mostraba abiertamente su rechazo a un sector que desangra a sus consumidores. Y es que España, que junto a Italia es el país que más comisiones cobra a los clientes de sus bancos, ya ha sido avisada por la Unión Europea (UE) de la necesidad de controlar desde el Estado los enormes abusos de la banca a los ciudadanos.

Las entidades financieras, que ya recibieron el famoso enchufe de capital por parte del Estado, y por tanto, dinero público, no responden a la sociedad como deberían, según expresan desde la UE. Y es que los bancos y cajas españolas no sólo han cerrado el grifo de los préstamos sino que, en sólo seis meses, han incrementado las comisiones entre el 8,5% y el 35%, según datos del Banco de España. El Gobierno por su parte se ha mostrado dispuesto a poner orden en el sector mediante una orden ministerial que exija trasparencia, pero finalmente la regulación no llega y las principales asociaciones de consumidores no dan abasto con las constantes denuncias que reciben por parte de los clientes de los bancos.

La situación se asemeja, según indican los expertos, a un barril de pólvora a punto de estallar, a medida que la indignación popular va en aumento. Y es que ya no son sólo desconocidos quienes se quejan por el trato que reciben desde las entidades bancarias, sino que rostros conocidos, como el del ex defensa central del Sporting de Gijón, Javi Poves, se levantan contra el sector exigiendo, como en el caso del futbolista, recibir el dinero de su sueldo en mano y no a través del banco. En opinión del propio Poves, ni él ni muchas personas se encuentran dispuestos a que se especule con su dinero, y a tener que pagar encima, un alto número de comisiones por prestar su salario para que los bancos jueguen con él en Bolsa y en diferentes inversiones.

Los expertos coinciden en que tras esta política de tarifas, que engaña a los consumidores, se da una realidad de crisis donde el crédito se ha contraído y los ingresos por este concepto han disminuido. De este modo, los banqueros buscan compensar el déficit de la forma más sencilla para ellos, gravando a sus clientes. Y es que el ciudadano español paga una media de 178 euros anuales por los movimientos habituales de una cuenta corriente frente a los 27 euros que pagan los búlgaros por ejemplo. Esta situación, denunciada por la Comisión Europea, impide que los clientes españoles sean dueños de sus finanzas por no haber sido informados de las circunstancias que las rodean. Del mismo modo, y según indica el informe de la UE, los bancos se aseguran de que el cliente no entienda los términos legales para continuar con el abuso.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017