Excite

La burbuja del cine en 3D está a punto de estallar

Hollywood y Wall Street cruzan los dedos ante lo que parece algo inminente: la burbuja del cine en 3D está a punto de estallar. En los últimos meses se han ido acumulando las malas señales y los resultados de los últimos estrenos en tres dimensiones han acabado por confirmar los peores augurios: el público norteamericano se está cansando de la tecnología 3D.

El hecho de que la última entrega de Piratas del Caribe y Kung Fu Panda 2 hayan pinchado en las pantallas en 3D (el 45% de la recaudación de ambos títulos proviene de las tres dimensiones, frente al 60% de Avatar o Alicia en el País de las Maravillas), pone en alerta a los productores y a los inversores que apostaron por la burbuja del cine en 3D.

Tal y como apunta el diario El País, las compañías relacionadas con el cine en tres dimensiones llevan semanas cayendo en Wall Street y el ajuste parece ir a peor en cada jornada. RealD, empresa que controla los sistemas de proyección en 3D en los cines norteamericanos, ha perdido en el último mes todo lo que había ganado desde su salida a bolsa el pasado mes de julio.

Otras empresas vinculadas a la burbuja del cine en 3D, como la productora DreamWorks Animation o la cadena de cines Regal Entertainment, se encuentran atrapadas en la misma espiral bajista, lo que hace suponer que el cine en 3D ha perdido ya definitivamente la confianza de los espectadores y que su ocaso es sólo cuestión de tiempo.

No será el primero de su historia, puesto que la tecnología 3D ya protagonizó dos burbujas anteriores en las pantallas de Estados Unidos. Fue en los años 50 y en los 80, cuando las pantallas de cine se veían amenazadas por el televisor y el VHS respectivamente. En ambas ocasiones su éxito fue efímero e insuficiente para capear el temporal, una lección que Hollywood y Wall Street no tuvieron en cuenta al lanzar una nueva burbuja en 3D para combatir la piratería y el cine online.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017