Excite

La crisis política y económica hace peligrar la propia idea de Europa

  • Foto:
  • elpais.com

La nada clara respuesta de los países europeos a los problemas financieros y de confianza en Europa y la profunda crisis de Grecia, están haciendo mella en la propia idea de la Unión. Mientras algunos países mantienen fuerte su postura de apoyo a la idea de una Europa unida, en otros proliferan partidos más radicales y movimientos antieuropeístas. Una de las principales causas parece ser la debilidad de la propia Unión a la hora de plantar cara firmemente a los mercados, y otra, el aumento del desempleo, que alcanza ya los 23 millones de parados en el territorio europeo.

A pesar de esto, el problema que sin ninguna duda más afecta a la moral europea es el eterno desajuste griego. Mientras los grandes países europeos, encabezados por Alemania y Francia, aúnan esfuerzos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) para evitar su quiebra, algunas voces se alzan en contra de la permanencia de Grecia en la Unión y en el euro. Una situación que asusta profundamente al grueso de los políticos de las instituciones europeas, y que ya llevó al ministro de Finanzas polaco, Jacek Rostowski, a aseverar que Europa está en peligro, y a otro político europeo a decir que, sin los límites de la Unión, quizás ya habría estallado un conflicto bélico en la zona.

Uno de los principales problemas reside en lo normal que parece ya hablar de una posible salida de Grecia del euro. Un debate que se ha trasladado desde el territorio heleno hasta el portugués, el español, el irlandés y el italiano, y que hace tambalear la propia idea de la Unión Europea. La crisis financiera, que comenzó en Estados Unidos en 2007, ha supuesto para Europa una crisis de deuda y una profunda recesión económica, especialmente para Grecia y su incapacidad para hacer frente y resolver los problemas de su economía.

La discusión sobre la salida o no de los griegos de Europa está provocando una peligrosa división entre la Europa del norte y la del sur, a la que se atribuyen políticas de despilfarro y descontrol del gasto. Unos planteamientos que van destruyendo progresivamente la idea de la Unión, y que políticos como Angela Merkel intentan evitar. De hecho, tanto la canciller alemana como el líder de los liberales belgas, Guy Verhofstadt, se han apresurado en sancionar a quienes promueven la idea de la ruptura de Europa con la salida del euro de Grecia, una situación de ruptura, que en palabras de la mayoría de políticos europeos, no es probable que se viva nunca. Salvar a Grecia y al resto de países europeos es, en opinión de la mayoría, un éxito seguro para la Unión y una demostración de la fuerza del viejo continente.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017