Excite

La desigualdad de ingresos, causa y consecuencia de la crisis

La desigualdad de ingresos es uno de los mayores problemas del actual sistema económico y, lamentablemente, no parece que vaya a solucionarse a corto plazo. Los países pobres y en vías de desarrollo mantienen altas de tasas de desigualdad, mientras que en los países más ricos la brecha no deja de crecer.

Así ocurre en Estados Unidos, donde los datos del último censo revelan que la desigualdad de ingresos ha alcanzado el punto más alto en la historia del país. El coeficiente Gini, índice de validez internacional para medir esta desigualdad económica, señala que la brecha norteamericana es la mayor de los países industrializados.

Y lo peor de todo es que la tendencia se presume negativa, ya que la desigualdad de ingresos se encuentra en el origen y el futuro de la crisis. Es decir, el actual sistema económico favoreció esos desniveles y provocó el hundimiento de una economía puramente especulativa; tras ese hundimiento, sólo una pequeña parte de la población tuvo recursos para mantener consumo, ahorro e inversión.

Fuera del mundo occidental la situación es igual de preocupante, aunque al partir de una desigualdad de ingresos extrema las cifras pueden ser engañosas. Así, China mantiene una enorme diferencia de capital entre ricos y pobres a pesar de las últimas medidas.

En el ránking de países emergentes se destaca en cabeza la república de Sudáfrica, uno de los países con mayor desigualdad de ingresos. América Latina se mantiene como la región más desigual del mundo, con México y Brasil a la cabeza.

Imagen: bcmath.ca

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017