Excite

La desigualdad de ingresos deprime a la sociedad

El 1% de la población de Estados Unidos disfruta del 40% de la riqueza de todo el país. En China, ese mismo 1% acapara el 41'4% de la riqueza total. Son sólo dos ejemplos de la tremenda desigualdad de ingresos que afecta a gran parte de la humanidad, una epidemia de consecuencias desastrosas.

Y es que tal y como ha demostrado un reciente estudio del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), la desigualdad de ingresos y el desempleo provocan altas tasas de depresión emocional, uno de los trastornos mentales más comunes en el mundo.

El mismo estudio desvela que esta propensión a la tristeza, que lastra todavía más las posibilidades económicas de un país, tiene algunos factores de riesgo que pueden ayudar a favorecer o impedir el desarrollo de una depresión.

Así, tras analizar varios países pobres y emergentes, los investigadores han concluido que en aquellos lugares donde la religión juega un papel importante, la incidencia de la desigualdad de ingresos en el equilibrio emocional es menor.

Vivir en la ciudad, ser soltero o divorciado, ser mujer o tener menos de 65 años son otros factores que ayudan a caer en la depresión y, por tanto, a limitar las posibilidades reales de obtener un empleo o de luchar por un futuro mejor.

De momento este estudio se limita al análisis de países como Mozambique o El Salvador, pero las conclusiones son también alarmante para occidente a la vista de la galopante crisis que desde 2008 golpea al primer mundo.

Imagen: Cyron en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017