Excite

La guerra de precios merma los ingresos de la industria tabacalera

La guerra de precios del tabaco no le va a salir gratis a ninguna de las partes. Si el Gobierno anda preocupado por la menor recaudación del impuesto especial sobre el tabaco, los ingresos de la industria tabacalera también van a verse mermados considerablemente. Imperial Tobacco ha sido la primera en hacer números y ha concluido que la factura va a subir hasta los 125 millones de euros.

La matriz británica de Altadis cree que ésa es la cantidad que dejará de ganar por culpa de la guerra de precios desatada en las últimas semanas por Philip Morris. Este recorte en el beneficio operativo anual es equivalente a la aportación semestral de Altadis a las cuentas de la compañía, por lo que el impacto de la contienda ha sido especialmente duro para Imperial Tobacco.

La multinacional ha reconocido que España es el único punto negro en su mapa de negocios y que el ajuste de precios ha sido necesario para defender la posición de mercado de Altadis. Sus principales marcas, Fortuna y Nobel, cuestan 3'50 euros, precio que ya se encuentra demasiado cerca del umbral de rentabilidad de las cajetillas de tabaco.

El sector calcula que por debajo de los 3'30 euros (precio actual de Pall Mall y de otras enseñas) una cajetilla de tabaco deja de ser rentable en el mercado español. Por eso, la guerra de precios tiene poco recorrido por delante y ya no se esperan grandes movimientos de precios de los grandes grupos.

Tanto Philip Morris como BAT o JPI han reducido el precio de sus cajetillas en las últimas semanas, comprometiendo seriamente los ingresos de la industria tabacalera en nuestro país. Parece que el objetivo de esta guerra de precios es presionar al Gobierno para que modifique su actual estructura impositiva, que penaliza a las marcas de tabaco que cuestan más de 3'66 euros, dejando vía libre a los productores de cigarrillos low cost.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017