Excite

La historia del niño emprendedor que gana 135.000 euros al año

  • Twitter - funnewsclub

Henry Patterson fundó su primera empresa seria a los siete años y a los ocho ya vestía chaqueta y corbata. Ahora, con 11 años, gana al mes unos 5.600 euros gracias a los beneficios que le reporta su empresa Not Before Tea, dedicada a la producción y venta de productos infantiles. En su local, el pequeño Henry hace de todo, desde vender ropa para niños hasta editar libros (alguno de su propia autoría) que se comercializan en decenas de tiendas británicas. Una actividad que, según Forbes, genera actualmente cerca de 135.000 euros anuales.

Pero esta fortuna no es fruto del azar. El pequeño Patterson se lo ha currado prácticamente desde la cuna, emprendiendo una y otra vez. Es un crack de las finanzas; con solo cinco años se dedicaba a darle salida a los juguetes que le regalaban y gestionaba el presupuesto de sus chuches. Un par de años más tarde se embarcó en su primera empresa local, haciendo de intermediario entre los productores de estiércol de la zona y los consumidores finales. Esta simple idea le reportó un beneficio del 400%, ya que vendía a un euro las bolsas que compraba a 20 céntimos.

FOTOS: ¿Qué quieren ser de mayor los niños de hoy día?

Con el estiércol no le iba mal, pero no era lo que Henry estaba buscando. Así que, ni corto ni perezoso, dejó aparcado el negocio del abono y se embarcó en un proyecto totalmente diferente: revender por eBay los productos que compraba en una tienda de segunda mano de su localidad. Pero el negocio tampoco le duró mucho. Algo no le satisfacía, quizá fuera el hecho de que llevaba revendiendo a pequeña escala desde los cinco años, quizá era la naturaleza de sus empresas, quién sabe. La cosa es que en 2013 le echó valor y abrió una tienda de chuches con su propio sello.

Una marca que se convertiría en la que es hoy en día su editorial, Not Before Tea, con la que factura miles de euros cada mes. Pero antes de eso tuvo que diseñar todo un plan de negocios, además de crear el logotipo y elegir el tipo de productos que se venderían en la tienda. Todo con ayuda de su padre (ejecutivo publicitario), que le guió en todo momento en el camino hacia el éxito. Con ayuda o sin ayuda, lo que ha conseguido Henry con su última empresa es toda una proeza, sobre todo teniendo en cuenta que empezó con nueve años.

La prueba del valor y la sesera de este chico la tuvimos dos años después de comenzar su andadura como vendedor de golosinas. Con once años, Henry, lejos de despilfarrar los casi 25.000 euros de beneficios generados, reinvirtió el dinero en la editorial que hoy lleva el nombre de su marca personal. El libro que editó para estrenar la editorial, Las Aventuras de Sherb y Pip, salió de su propia cabeza de infante, y compartió la autoría con la prolífica ilustradora Becky Down. Resultado: su libro de dibujitos fue un pelotazo, y ahora su empresa Not Before Tea es un ejemplo para millones de británicos con ganas de emprender.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017