Excite

La UE planea aplicar un impuesto europeo

La Comisión Europea quiere más dinero y más independencia. Y lo peor de todo es que sabe cómo conseguir ambas cosas. Tal y como anunció en un documento a finales de octubre, la Comisión apuesta por la creación de un impuesto europeo que comenzaría a aplicarse en 2014.

La idea no es nueva ni tampoco descabellada, pero supone un tabú en el marco de las políticas económicas comunitarias. Hasta la actualidad, son los Estados los que financian más del 70% del presupuesto de la Comisión Europea, lo que cohíbe la independencia de la Comisión y favorece desigualdades, como en el caso del famoso cheque británico.

Para evitar esos problemas, la Comisión propone la creación de un impuesto europeo que puede adquirir distintas formas. Entre las opciones se baraja la creación de un IVA europeo del 1%, tasar las transacciones financieras, introducir impuestos al transporte aéreo o incluso asignar fondos de los permisos de emisiones de CO2.

Cualquiera de estas medidas consolidaría el presupuesto de la Comisión y el Parlamento Europeo, que ya no dependería de pactos y vaivenes políticos. Para los estados miembros, especialmente para los de menor economía, tampoco sería una mala medida pues el impuesto europeo les permitiría dedicar en su escenario doméstico los fondos que actualmente invierten en la UE.

El perjudicado, si finalmente se adopta un impuesto europeo, acabará siendo el ciudadano y las empresas, que sumarán una nueva carga fiscal a los impuestos que ya venían pagando. El próximo paso en la carrera del impuesto europeo será a mediados de 2011, cuando la Comisión presente un borrador de su propuesta definitiva.

Imagen: openDemocracy en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017