Excite

Las dos caras opuestas de la amortización

La amortizacion es uno de esos conceptos que pueden llevarnos a engaño fácilmente. Y es que el término hace referencia a dos significados muy distintos con los que nos tropezamos a menudo. Amortizar una hipoteca, amortizar un equipo informático, la amortización contable... Tratemos de aclarar las cosas.

Lo primero que debe quedar claro es que hay dos tipos de amortizacion: la amortización de pasivos y la amortización de activos. El primero hace referencia al reembolso gradual de una deuda y también se conoce como amortización financiera. Al solicitar una hipoteca o cualquier préstamo personal recibimos un capital que deberemos devolver mediante pagos fraccionados. La parte de capital prestado que se cancela en cada uno de esos pagos es una amortización.

Existen diferentes métodos para repartir el importe en el tiempo, siendo el más habitual el método Francés. Este sistema consiste en determinar una cuota fija que se obtiene del cálculo de los intereses, el capital a devolver y el plazo de amortizacion. Otros sistemas son el método Alemán (amortización fija) o el Americano (una sola amortización al final de la vida del préstamo).

El otro concepto definido por el término amortización hace referencia a los activos. También se conoce como amortización técnica o económica y está muy relacionada con el entorno de la contabilidad. La amortización de activos hace referencia a la pérdida gradual de valor en los bienes, es decir, su depreciación.

Podemos observarlo claramente con un ejemplo: si una empresa invierte en la compra de material informático puede dividir el coste de la inversión en varios años fiscales (en función del Plan de Contabilidad), dividiendo también el esfuerzo financiero que conlleva la compra. Este artificio contable permite conseguir una mejor aproximación a la realidad económica y financiera de la empresa.

Imagen: Zeusandhera en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017