Excite

Los becarios también tienen que hacer la Declaración de la Renta 2015

  • Facebook

Hacienda es una máquina de devorar impuestos que no se detiene ante nada ni ante nadie, a no ser que te guste el arroz fututiao o tu apellido tenga dos o tres nombres compuestos. Pero son pocos los que se han pasado por Panamá para comprobar cómo tuestan allá el arroz y menos los que tienen un nombre que apenas les cabe en el DNI. Así que el resto de los mortales tenemos que rendir tributo a Montoro, sin excepción e incluyendo a los que tienen una beca. Sí, ¿que pensabas, que estabas a salvo porque eras becario?

Anda, anda, respira profundamente y deja la tila para luego porque igual puede que te salves de pagar y, lo que es mejor, de volverte loco con el borrador de la Declaración de la Renta 2015 que este año viene con novedades de todo tipo. Y es que seguramente no hayas superado el mínimo fijado por la Agencia Tributaria si lograste convencer al Gobierno para que te diera una beca el año pasado (ya nos contarás cómo) o te pagaron un sueldo de risa si tuviste la suerte-desgracia de haber sido pescado por una empresa con un contrato de prácticas.

En realidad los que tienen que temer si no han avisado a Montoro de sus ingresos son los estudiantes de posgrado que hayan percibido becas considerables. Los que hayan hecho un máster con una beca tienen que dejar la propina del IRPF si superan diversos umbrales, y según en qué casos. Los supuestos son tres, estando obligado el becario a declarar si la ayuda supera: los 3.000 (para becas generales), los 15.000 euros (para becas completas con alojamiento y desplazamiento) y 18.000 euros (para becas internacionales).

FOTOS: ¿En qué comunidades se pagan menos impuestos en 2016?

Para los que aspiran a ser doctor los topes son solo dos, y un pelín más altos: 18.000 euros para las becas generales, y 21.600 para las becas internacionales. Unos umbrales que, por extraño que parezca, son diferentes para las becas de investigación (aunque muchas sean para doctorandos) o las becas de prácticas. El asunto del IRPF con este tipo de contratos es algo más complejo, pero en general solo tendrían que presentar la Declaración de la Renta 2015 los becarios en prácticas o investigadores cuya financiación no proceda de un programa oficial.

Pero que no cunda el pánico porque si tu situación es tan precaria como la de la inmensa mayoría de los becarios españoles, te puedes salvar si tus ingresos anuales no pasan de los 22.000 euros, que es el mínimo para todo hijo de vecino. Pero es que incluso en el caso hipotético de que tuvieras más de un pagador tendrías que ganar más de 12.000 euros anuales. Y sí, aunque te parezca increíble (y triste), 8 de cada 10 becarios está muy lejos de alcanzar estas cifras; y si la superas tampoco es un drama porque la Declaración siempre te puede salir a devolver.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017