Los intereses de China en la economía española

El gran problema de la economía española tiene mucho que ver con la credibilidad. Los inversores internacionales se están preguntando si el modelo económico español será lo suficientemente fuerte para recuperarse de las dos grandes crisis que hemos sufrido: la crisis financiera internacional y el reventón de la burbuja inmobiliaria.

Para desgracia de los españoles, parece que la mayoría de inversores no apuesta por la economía española. Ese descenso de la demanda de deuda pública es lo que ha hecho aumentar la prima de riesgo, es decir, la rentabilidad que un inversor cobra al comprar deuda soberana. Ni Estados Unidos ni Rusia han salido en ayuda de España. Ni siquiera el BCE ha comprado tanta deuda como hubiéramos deseado. De hecho, la única ayuda significativa ha llegado desde China.

No es una cuestión personal. El resto de países europeos que han sufrido la presión de la deuda pública sólo han podido respirar cuando el gigante asiático ha acudido en su ayuda. Y es que en los últimos tiempos, China se ha comprometido a comprar deuda pública europea, compromiso que ha ido renovando con cada nueva emisión.

La pregunta que la gente se hace es: ¿por qué? ¿por qué China y la economía española van de la mano?. Hay varias respuestas posibles. La más sencilla sería pensar que los economistas chinos sí creen en la solvencia de la economía española y que deciden invertir sus inmensas reservas en nuestra deuda para cobrar los intereses. Puede ser cierto, pero eso no es todo.

Lo cierto es que China necesita 'comprar' legitimidad internacional y el apoyo de los países occidentales para culminar su ascensión geopolítica. Otros países emergentes, con Brasil a la cabeza, también han recurrido a la compra de deuda pública para ganarse el respaldo internacional de los endeudados países europeos.

El problema con China se encuentra en su déficit democrático. En el país asiático no se respetan las libertades más elementales y por esa misma razón el Partido Comunista siempre había chocado con el desprecio de Occidente. Un desprecio convertido ahora en apoyo dadas las urgencias de financiación en las economías europeas.

Imagen: Gene Zhang en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014