Excite

Los nuevos ricos chinos buscan poner a salvo sus familias y fortunas en países Occidentales

  • Xi Jinping © Getty Images

Los nuevos ricos de China buscan emigrar a países occidentales para salvaguardar su riqueza y su familia debido a la corrupción política del sistema. Y ello a pesar, de que China tiene un tasa de crecimiento económico del 7% y sus millonarios siguen aumentando allí sus fortunas y sus cifras continúan batiendo récords sin cesar.

Ya en el año 2011 la revista Hurun, la Forbes asiática, reveló que un 14% de los ricos de entonces había emigrado, mientras casi la mitad lo estaba considerando. Actualmente un gran porcentaje de chinos no confían en la seguridad futura del régimen y se encuentran intranquilos debido a la corrupción de la élite política en medio de las encarnizadas luchas internas por el poder en el Partido Comunista Chino (PCCh). Estas circunstancias han puesto nerviosas a las grandes fortunas, empresarios de éxito y altos funcionarios, que lo que desean es poner a salvo sus fortunas y sus familias en países como Canadá, Estados Unidos, Australia y Reino Unido. Ya que muchos de los cuales son conscientes de para hacerse ricos han cometido ilegalidades y han tenido que formar vínculos con el poder por lo que saben que el Gobierno, puede utilizar eso en su contra en cualquier momento.

Este clima de desconfianza en el sistema, agrava el sentimiento de inseguridad en las esferas empresariales, políticas y de los altos funcionarios del partido, quienes a su vez son los que más se han beneficiado del régimen vigente en China. En este sentido cabe destacar los escándalos destapados por The New York Times y Bloomberg sobre la fortuna de 2700 millones de dólares que acumuló la familia del ex primer ministro, Wen Jiabao y el patrimonio millonario de la familia del actual presidente, Xi Jinping. Estas fortunas de la élite política china ponen de relieve lo endémicos que son la corrupción y el nepotismo en el país asiático.

FOTOGALERÍA: Pekín. Una nueva ciudad para un nuevo milenio

Todo ello ha llevado a una especie de fiebre migratoria, lo que unido a la crisis económica ha incentivado a muchos países a aprobar "programas de emigración para inversores" como por ejemplo España, que otorga permisos de residencia a extracomunitarios que adquieran una vivienda por importe de 500 000 euros. En Chipre, los chinos se han sumado a los rusos como principales inversores en un país que promete sol, Mediterráneo, baja fiscalidad y la obtención del permiso de residencia en uno de los países europeos cuya próxima entrada en el espacio Schengen les permitirá circular libremente por la Unión Europea.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018