Excite

Luces y sombras de la refinanciación de crédito

En las últimas semanas se ha convertido en algo habitual escuchar que alguna gran empresa ha conseguido una refinanciación de sus créditos o deudas. El Grupo Prisa, Ono, Abengoa... una larga lista de compañías se han visto obligadas a reestructurar sus pagos por culpa de la crisis.

A simple vista parece una solución bastante atractiva y más de uno ha pensado que precisamente ese tipo de arreglo es el que necesita su economía familiar. Pero cuidado, una refinanciación de crédito no siempre es una operación rentable.

En primer lugar, y debido a su propia naturaleza, la refinanciación de crédito sólo es conveniente en las opciones a largo plazo. Básicamente, la fórmula consiste en solicitar un nuevo préstamo para cancelar todos los anteriores.

Es una solución de emergencia porque reúne todos los pagos mensuales en uno sólo y reduce la cantidad hasta en un 50%. El problema es que al pagar menos cada mes, tendremos que pagar durante mucho más tiempo y probablemente con unos tipos de interés más elevados que se aprovechan de la desesperación del cliente.

También es posible realizar una refinanciación de crédito, sobre todo en el caso hipotecario, si se dan unas condiciones más ventajosas en los tipos de interés y con dicha operación podemos mejorar nuestro trato.

Sin embargo, no parece la situación más probable en unos momentos en los que muchas entidades bancarias eluden la refinanciación de créditos, dejando a sus clientes en manos de terceras entidades que no se caracterizan precisamente por sus escrúpulos.

Imagen: René Erhardt en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017