Excite

¿Merece la pena comprar una casa?

  • Getty Images

Con un pie en la crisis financiera y otro en la crisis inmobiliaria algunos expertos se atreven a animar a los pequeños inversores españoles a que apuesten por la vivienda. Quizá se deba a que, después de varios años de bajón, el precio de la vivienda está subiendo de nuevo y parece que la tendencia se mantendrá al alza durante los próximos años. Además, si los tipo de interés bajan y se facilita el crédito parece que no hay razón para no comprarse una casa. Entonces, ¿merece la pena o no dejarse los ahorros en un piso? Bueno, todo depende de tus necesidades y tus posibilidades económicas reales.

Desde un punto de vista financiero, si tienes poco dinero ahorrado lo mejor es no jugársela, ya que en el juego del ladrillo solo ganan las inmobiliarias con la cara de Florentino. Además, si algo hemos aprendido de los años de bonanza que nos trajo la liberalización del suelo durante la época de Aznar, es que las burbujas son muy fáciles de hinchar y muy desagradables de pinchar. Así que si tu intención es comprar para hacer negocio, piénsatelo dos veces porque la reciente bajada de los tipos de interés parece ser algo pasajero, y en cuanto suban de nuevo puede que el chollo que creías tener entre manos se convierta en una papa caliente que no puedas echar a nadie.

Si lo que pretendes es hacerte con una opción habitacional propia y decente, tampoco parece que sea el momento para comprar si no tienes un colchón económico bien mullido. Ya sé que es difícil quitarse de la cabeza ese mantra paternal que dice que "es mejor comprar que alquilar, porque pagas todos los meses y al final el piso no es tuyo", pero esa idea es solo un cuento que nos han incrustado en la cabeza. No es de extrañar, que en España casi el 80% de la población viva en propiedad, diez puntos por encima de la media europea, frente al poco más del 20% que vive de alquiler.

FOTOS: Casas hechas con impresoras 3D

Va a ser difícil cambiar el chip en España, aunque la misma crisis es la que está cambiando la tendencia, obligando cada vez a más gente a vivir de alquiler y olvidarse de las hipotecas vitalicias. Y es un alivio, la verdad, porque en este país se han visto despilfarros y absurdos como los de comprar una vivienda para que los hijos estudien la carrera fuera (y ahorrar en la estancia universitaria, ¿en serio?). Total, que en la 'tierra de los conejos' no sabemos muy bien hacer las cuentas básicas y somos unos manirrotos. No se trata de que la inversión en vivienda sea una locura, se trata de saber si se está en las condiciones necesarias para invertir y si la razón de la inversión es la adecuada.

Hay que tener en cuenta que, ya sea para ahorrar o para alquilar, la inversión inmobiliaria significa perder dinero desde el primer momento, así que hay que tener las espaldas cubiertas cuando se 'suelta la gallina'. Sin olvidar que hay que hacer frente a gastos colaterales: impuestos varios como el IVA (hasta el 21%) o el ITP (hasta un 10%), gastos de notaría, tasa de registro de la propiedad, cuotas de documentación y gestoría... ah, y que no se te olvide el pellizco que se lleva el banco si interviene en el proceso. En definitiva, que si no dispones de una capacidad de pérdidas de un -15% frente a la inversión inicial y el mercado no parece que vaya a permanecer estable, ni te plantees comprar.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017