Excite

¿Por qué las monedas de 25 pesetas tenían un agujero?

Hace ya más de 20 años que dijimos adiós a las pesetas para aceptar al euro como moneda, no sin cierto recelo. Esta despedida que nunca acaba de debe a varios motivos, como el hecho de que muchas personas sigan haciendo operaciones teniendo en cuenta la antigua denominación y por que la fecha límite para poder cambiar el efectivo a la moneda única ha estado en vigor durante 20 años, hasta junio de 2021, por lo que muchas personas se han resistido a deshacerse de sus antiguas monedas hasta hace bien poco.

    Foto: Shutterstock

El origen de la moneda de 25 pesetas

Una de las piezas que a las que más cariño tenían los españoles, con permiso de la de '20 duros' es la de 25 pesetas, que con su agujero central era muy fácil de identificar frente al resto de las que guardábamos en el monedero, facilitándo así las compras diarias y el conteo cuando nos devolvían la vuelta, acciones que ahora suenan casi paleolíticas por la dictadura del dinero en plástico, en especial tras la pandemia.

La singular moneda de 25 pesetas con la incisión central data de 1990, siendo, a su vez, un homenaje a la de 25 céntimos de 1927, la primera en España con este elemento diferenciador. Además, esta moneda vino acompañada con un cambio en el sistema en España, ya que, en el mismo año se reformó para dar lugar al llamado 'cono monetario', por el cual las monedas de mayor tamaño tienen un valor frontal también mayor, algo que no se cumplía si echamos la vista atrás y comprobamos como las antiguas monedas de 25 eran mayores que las de 100 ó 200 pesetas.

¿Puedo venderlas?

Una vez ha concluido la moratoria del Banco de España para canjear las pesetas que teníamos guardadas en casa a euros, son muchos los que se plantean venderlas a coleccionistas, ante el posible valor 'oculto' que éstas pudieran tener para quienes son aficionados a la numismática. Precisamente, una de las monedas más comunes de 25 pesetas, la que tenía en su 'cara' el logo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y en su 'cruz' un lanzador de disco, puede llegar a venderse hasta por 66 euros, un precio nada desdeñable si se tiene en cuenta que se hizo una tirada de 170 millones de unidades, algo que aumenta las posibilidades de que contemos con una de ellas olvidada en un cajón o en una bolsa junto a otras monedas sin valor ninguno.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2021