Excite

¿Qué es la obsolescencia programada?

¿Qué pasaría si los productos durasen para siempre?. Imagine una bombilla que no se gasta, una media que no se rompe o un ordenador que sigue funcionando tan bien como el primer día. Parecen situaciones imposibles, pero lo cierto es que los fabricantes podrían convertir estos sueños en realidad si así lo quisiesen. Bastaría con que renunciaran a la obsolescencia programada.

Un documental emitido recientemente por Televisión Española ha alimentado el debate sobre este concepto económico. Y es que aunque suene a ficción, lo cierto es que la mayoría de fabricantes del mundo planifican el fin de la vida útil de los productos. Dicho de otro modo: todos los productos están diseñados para que un día dejen de funcionar y se conviertan en inservibles.

La lógica de la obsolescencia programada es bastante simple: si los productos durasen para siempre, el mercado llegaría a agotarse y el negocio dejaría de ser rentable. Esa situación obligaría al cierre de las fábricas, generaría desempleo y llevaría a la ruina económica. Para evitarlo, es necesario poner una fecha de caducidad a todos los productos.

Esta manera de entender la economía de mercado tuvo su auge en la primera mitad del siglo XX y de una u otra manera se las arregló para seguir vigente a lo largo de todo el siglo. La obsolescencia programada se fue refinando y se introdujeron factores como la moda o la introducción progresiva de nuevas tecnologías para obligar a la renovación de compra.

Sin embargo, la obsolescencia programada tiene un futuro menos brillante que su pasado. Y es que el concepto económico tiene un fallo que no se podía preveer a principios de siglo: el impacto ambiental. La sustitución cíclica de productos genera una cantidad ingente de basura que el planeta no puede absorber y que agudiza los efectos del cambio climático.

Ante esa situación, el sistema capitalista sólo tiene dos salidas: o fabrica productos duraderos o apuesta decididamente por el reciclaje y los materiales biodegradables. Eso, claro está, en el supuesto de que el sistema tome conciencia del impacto ambiental que supone la obsolescencia programada.

Imagen: E. Bartholomew en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017