Excite

Los planes de pensiones garantizados

A la hora de sentar las bases económicas de cara al advenimiento de la jubilación, se presentan alternativas de diferente calado con las cuales pertrechar nuestras necesidades de sostenimiento futuras. Los planes de pensiones garantizados constituyen una de las más solventes fórmulas para ello, siempre que aseguren como cobertura mínima el incremento del coste de la vida; en tal orden de cosas, nos decantaremos por los de renta variable en detrimento de los de renta fija.

Una buena manera de garantizar el futuro

Los planes de pensiones garantizados son una de las figuras de ahorro con mayor éxito de comercialización en España a través de las entidades de crédito, circunstancia que pudiera encontrar su justificación en el perfil conservador del que el español medio hace gala en materia inversora, máxime cuando hasta fechas recientes no se contaba con otras figuras más cualificadas como los Planes de Previsión Asegurados. La base de su éxito radica en la sinergia entre un aceptable rendimiento, que se mueve entre un 3 y un 3,5%, y un excelente trato fiscal con desgravaciones muy suculentas.

La letra pequeña

No obstante, no debe pasarse por alto que no es oro todo lo que reluce en el ámbito de los planes de pensiones garantizados, puesto que no están exentos de la pérdida de esa emblemática garantía. Este contratiempo es susceptible de producirse en el caso de contingencias sobrevenidas antes de que aquella venza, como la movilización de los depósitos a otro plan o a un plan de previsión asegurado, jubilación anticipada, fallecimiento, incapacidad permanente, situación de dependencia o desempleo de larga duración. En todos estos supuestos ha lugar el derecho de percepción del monto ahorrado corregido por los coeficientes derivados de la evolución de los mercados de valores.

Planes de pensiones garantizados de renta fija

Vienen a rendir la totalidad del dinero invertido más una modesta rentabilidad adicional, si bien pueden encontrarse en el mercado productos claramente lesivos para el poder adquisitivo que ofrecen únicamente la recuperación del capital en un plazo determinado de corta duración, ignorando por completo el factor inflación. Es evidente que la viabilidad de cualquier producto de ahorro pasa por introducir esta última variable como suelo para el cálculo de su rentabilidad.

Planes de pensiones garantizados de renta variable

En el caso de los de renta variable, atesoran una gran incertidumbre en cuanto al diferencial que añaden al 100% garantizado de la inversión, pues su cálculo, en base a fórmulas matemáticas muy sofisticadas, es extraordinariamente volátil por apoyarse en el cumplimiento de indicadores inherentes al mercado bursátil. De no cumplirse la garantía, se abriría en mismo escenario que en el caso anterior, es decir, una merma de poder adquisitivo como consecuencia de la inflación.

La combinación ideal

Los planes de pensiones garantizados que logren equilibrar un horizonte de inversión mínimo con un rendimiento garantizado suficiente para amortiguar el efecto inflacionista, serán los productos de ahorro que mejor convendrán para el aseguramiento de una vejez sin sobresaltos económicos. En ese segmento de oferta, las principales entidades de crédito cuentan con un prolijo catálogo de posibilidades para satisfacer las expectativas.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018