Excite

¿Por qué crear una fundación?

Una fundación es una organización sin ánimo de lucro que, por voluntad de sus creadores, tiene vincula destina su patrimonio a fines de interés general y cuyos beneficiarios son colectividades genéricas de personas.

    © ‏Twitter - @urbemar

Entre los fines de interés general que puede perseguir una fundación se encuentran: los de defensa intereses educativos, culturales, científicos, los derechos humanos, de las víctimas del terrorismo, asistencia social, deportivos, sanitarios, laborales, de cooperación para el desarrollo, de promoción del voluntariado, de defensa del medio ambiente, de fomento de la economía social, de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión social, o de investigación científica y desarrollo tecnológico.

Las fundaciones tienen personalidad jurídica propia

Las fundaciones se rigen por la voluntad del fundador, por sus estatutos y, en todo caso por la Ley. Una fundación podrá ser cerada tanto por personas físicas como jurídicas, de carácter público como privado. La fundación gozará de personalidad jurídica propia desde la inscripción de en el correspondiente Registro de Fundaciones. El ámbito territorial de su actuación determinará la ley ya sea la estatal o la autonómica que se le aplicará.

Los tipos de fundación existen

Según la Ley 50/2002, sólo existe un tipo de fundación, que se configura como una entidad que carece de ánimo de lucro, cuya finalidad fundacional debe beneficiar a colectividades genéricas, nunca a sus propios fundadores.

    © ‏Twitter - @pymesyautonomos

La fiscalidad de las fundaciones

La fiscalidad de las más de 9 800 entidades que hay en España, viene regulada por la Ley 49/2002 sobre régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Tienen dos principales ventajas fiscales, en primer lugar la exención total de ciertas rentas vinculadas a la defensa de sus fines de interés general que proteja, y en segundo lugar, la tributación reducida al tipo del 10% para las rentas no exentas.

Las fundaciones son por tanto entidades fiscalmente muy vetajosas. Para beneficiarse de estas exenciones fiscales se deben comunicar a la Administración Tributaria, mediante la Declaración Censal y se aplica al periodo impositivo que finalice con posterioridad a la fecha de presentación.

VIDEO: "No te rindas nunca" por la creación de empleo de jóvenes con discapacidad

Los requisitos principales para que se puedan aplicar estas ventajas fiscales son que la fundación rinda cuentas, elaboren una memoria económica donde justifique que su actividad está orientada su actividad a la realización de fines de interés general y explique sus resultados económicos.

Publicado por Marcelo Mucientes - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Marcelo Mucientes

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018