Excite

¿Por qué nunca encuentro en las rebajas cosas que realmente me gustan?

Cuando hablamos de rebajas siempre nos centramos en los aspectos económicos y prácticos: que si hay que hacer un presupuesto para no fundirnos la tarjeta de crédito, que si hay que ponerse un precio tope por producto, que si hay que ir con la lista de la compra hecha para no comprar cosas innecesarias... pero pocas veces tratamos un tema tan básico como que por mucho que nos preparemos para las rebajas, nunca encontramos cosas que nos gustan realmente.

    Twitter - ferngm00

Las rebajas tienen un qué se yo que nos vuelven locos; nos encantan, sobre todo las que hacen las tiendas de ropa. Prueba de ello es que las pequeñas, medianas y grandes superficies se petan de gente segundos después de que las rebajas den el pistoletazo de salida. No importan los codazos, ni los pisotones, ni las aglomeraciones, ni siquiera las colas interminables para pasar por caja; y es que las rebajas, como dijera el artista, son casi una experiencia religiosa.

Qué buscamos en las rebajas

Las rebajas son el momento ideal para hacerse con algo que necesitamos a un precio mucho más asequible. En el caso de la ropa (que acapara gran parte de las rebajas), podemos encontrar esa camisa o ese pantalón que nos hace falta a mitad de precio. El problema es que hay un componente consumista que nos empuja a las tiendas aunque no necesitemos nada. También suele ocurrir que no nos conformemos con cualquier camisa o cualquier pantalón, y nos obsesionemos con una marca.

Esto ocurre por la fuerte carga psicológica que hay detrás de la ansiedad por las rebajas y las expectativas asociadas. Consumir nuevos productos de forma descontrolada, es decir, comprar a lo loco, nos produce en el organismo reacciones placenteras similares a los procesos de dependencia. Vamos que puede considerarse una droga, y es que en el cerebro hay una cosa llamada sistema de recompensa, un circuito que se llena de neurotransmisores que nos dan gustito cuando nos hacemos con un producto rebajado.

FOTOS: Fallos graciosos en ofertas y rebajas

Qué encontramos en las rebajas

Esa es una de las razones por las que las rebajas nunca nos satisfacen, ya que siempre necesitaremos seguir consumiendo (cada vez en cantidades mayores) para alimentar el mono. Pero no te preocupes, ser un yonki de las rebajas no es grave, siempre y cuando no te pases emocionalmente. Sí, como bien estarás pensando, hay un componente emocional en todo esto de las rebajas, al menos para los que terminan yendo a las rebajas de los grandes almacenes o de las tiendas de ropa aunque no necesitan nada.

Pero la psicología no explica al 100% por qué nunca encontramos en las rebajas cosas que realmente nos gustan. Además de la insatisfacción propia del consumidor compulsivo, hay que destacar que los centros comerciales y las grandes marcas de ropa suelen rebajar casi siempre lo que no venden, es decir, el odioso stock forzoso al que hay que darle salida como sea. Vamos, que nos ponen por delante las sobras de una oferta demasiado pretenciosa que no ha cumplido con la demanda esperada, y así es difícil encontrar algo en condiciones.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017