Excite

¿Qué es el objetivo de déficit?

El lenguaje económico está cada vez más presente en los medios de comunicación, maś aún en situaciones de inestabilidad. Junto con términos como deuda o prima de riesgo, el de objetivo de déficit público es uno de los más comentados, sobre todos su fijación, cumplimiento y desvíos. Pero, ¿qué es el objetivo de déficit?

Definiendo el déficit público

Para comprender qué es el objetivo de déficit, es necesario definir qué es el deficit público, o déficit presupuestario o fiscal, y que no es más que la diferencia entre los gastos que realiza el Estado y cuánto ingresa en un determinado periódo de tiempo. Este déficit lo originan las administraciones públicas, incluyendo las administraciones centrales, las autonómicas y las locales, a través del gasto en servicios públicos y cumplimiento de obligaciones contraídas.

La importancia del déficit público

Para dar una idea de su importancia, el déficit público se expresa en un porcentaje del Producto Interior Bruto del país, ya que suelen ser cantidades muy altas.

De esta manera, el objetivo de déficit se traduce en la fijación de un determinado porcentaje de déficit a cumplir en un período de tiempo concreto. El Estado es el encargado de imponer este objetivo al conjunto de las administraciones públicos, y puede asignar objetivos diferentes a cada administración.

España, la Unión Europea y el objetivo de déficit: regulación y sanciones

En uniones económicas como la de Europa, los objetivos de déficit de los países miembros se regulan de una manera diferente. Aunque siguen siendo los estados quienes establecen sus objetivos, la UE controla y supervisa tanto la idoneidad de los mismos como su cumplimiento, dentro del marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, cuyo objetivo es evitar un déficit presupuestario excesivo en la zona euro. El objetivo de déficit máximo que permite la UE se sitúa en el 3% del PIB, aunque este porcentaje puede aumentar en ocasiones puntuales.

Cuando la UE percibe un incumplimiento del objetivo por parte de un estado miembro, ésta le recomienda una serie de medidas y reformas para corregir la desviación en un determinado periodo de tiempo. Si transcurrido el mismo, el estado no ha aplicado esas medidas, la UE puede lanzar una advertencia, que puede derivar en una sanción en forma de depósito económico por parte del estado en cuestión a la UE. Por último, este depósito puede convertirse en un multa si pasan dos años y la UE no aprecia voluntad alguna de cambio en el estado.

Además de las sanciones de la UE, el incumplimiento del objetivo de déficit suele conllevar una subida de la prima de riesgo, lo que se traduce en una pérdida de confianza hacia el estado desde el exterior.

Medidas para reducir el déficit presupuestario

La manera de cumplir con el objetivo de déficit es nivelar la balanza de gastos e ingresos del Estado, lo que se traduce principalmente en recortes en servicios públicos y subidas de impuestos, ya sean directos o indirectos. Así, privatizaciones, recortes presupuestarios en áreas con grandes partidas económicas, como sanidad o educación, y subidad de impuestos como el IVA, son algunas de las medidas que los estados toman para reducir el déficit.

Mayor prevención, en lugar de corrección...

Una vez definido qué es el objetivo de déficit, y cuáles son sus implicaciones para un país, se puede apreciar la importancia de mantener una correcta balanza de gastos e ingresos, ya que las consecuencias de un incumplimiento del déficit y sus medidas para corregirlo puede sumergir a un país en una situación de recortes, subidas de impuestos y austeridad difícil de soportas para su sociedad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017