Excite

¿Qué es la carencia en una hipoteca?

Entre los muchos elementos que conforman los préstamos hipotecarios, existe uno que puede ayudarnos en el caso de que nos veamos abocados a una situación cercana al impago: el período de carencia. Se trata de un recurso que, por desgracia, cada vez es más usual entre los hipotecados debido a la crisis económica. Pero, ¿qué es exactamente la carencia en una hipoteca?

Una solución de urgencia para hipotecados en apuros

Así pues, el periodo de carencia es un recurso que permite al hipotecado aplazar, parcial o totalmente, el pago de las cuotas mensuales, concediendo un respiro en situaciones complicadas desde el punto de vista económico.

En cualquier caso, no se puede explicar qué es la carencia en una hipoteca sin clarificar las dos modalidades de este sistema de aplazamiento a las que nos podemos acoger. Por un lado, con la carencia parcial solo hay que pagar los intereses, algo que puede rebajar a la mitad el pago de las cuotas mensuales. Por otro, con la carencia total nos evitamos toda la cuota durante el periodo que nos conceda la entidad.

Cómo solicitar un periodo de carencia

Para solicitar este recurso, el primer paso sería acudir a la entidad bancaria con la que se ha firmado el préstamo y explicarle la situación económica en la que te encuentras y la razón por la que necesitas un respiro en el pago de la hipoteca.

Si solicitas la carencia durante el periodo de amortización del préstamo, es bastante habitual probable que el banco te "obligue" a contratar algún producto adicional, como el seguro de protección de pagos. Otro procedimiento común al evaluar una solicitud de carencia es realizar revisiones al alza del tipo de interés, especialmente si el diferencial con el que se contrató la hipoteca en su día es bajo.

Evaluar pros y contras

Por ello, hay que sacar la calculadora y hacer números sobre cuánto se nos va a encarecer la hipoteca al pedir la carencia y ver exáctamente qué periodo es el que nos puede venir mejor para pagar menos a corto plazo, ya que luego va a tocar pagar más.

Siempre que se vaya a solicitar este tipo de recurso al banco deberemos de pedir que nos especifiquen de forma muy clara cuánto tendremos que pagar de cuota posteriormente, sumando los gastos adicionales que se generen (comisión de estudio, gestiones notariales y de gestoría, etc).

Mejorar las condiciones de la hipoteca, otra solución

Aunque que ya sabemos qué es la carencia en una hipoteca y de qué manera se puede utilizar en el caso de que nos veamos apurados en el pago de las cuotas, no hay que olvidar que siempre podemos cambiar de banco para mejorar las condiciones de nuestro préstamo, en el caso de encontrar una oferta que nos beneficie, a través de una subrogación.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017