Excite

¿Qué lleva a un político a ser corrupto?

  • Getty Images

Existen pocas diferencias entre el chimpancé que se hace el tonto a la orilla de un riachuelo para ocultarle al grupo la pieza de fruta que acaba de encontrar y el político de turno que mete la mano en el cajón. Eso dicen los estudios psicológicos sobre la corrupción y la naturaleza tendente a la corrupción de los humanos y sus primos hermanos. Al parecer estamos biológicamente diseñados para corrompernos, a vivir de gañote y mirar nuestro ombligo antes que el de los demás, vaya.

Según los datos aportados por los especialistas en psicología de la conducta, es posible definir un perfil del corrupto, ya sea un empresario, un político o un simple mortal que pica a las ocho de la mañana y sale a las tres de la tarde del trabajo. Por lo visto tienen que darse cuatro circunstancias simultáneas para que tenga lugar la corrupción: una personalidad corrupta, un ambiente que facilite la corrupción, una oportunidad para corromperse y una falta de miedo a las represalias por vulnerar la legalidad.

Si se dan todas estas circunstancias, hay una probabilidad cercana al 100% de que el individuo olvide el bien común y use todos los medios y recursos a su alcance para beneficiarse. Visto así, cualquiera podría corromperse y terminar gastándose lo que no es suyo, pero hay ocupaciones y oficios que predisponen a la corrupción más que otras actividades. Los directivos, altos funcionarios o empresarios de nivel son puestos profesionales de riesgo para los amigos de lo ajeno y los amantes de la buena vida.

FOTOS: ¿Quienes son los presidentes mejor pagados del mundo?

Pero eso no quiere decir que estés a salvo. La corrupción no se limita solo a los ERE de Andalucía, el saqueo de las arcas valencianas o los sobres de Bárcenas; si has mentido a Hacienda, si has intentado eludir tus responsabilidades laborales con un parte médico dudoso o si has metido algún que otro billete en el bolsillo de un funcionario para agilizar tus trámites, que sepas que eres una persona corrupta. A pequeña escala, pero corrupta como la que más. Pero que haya tranquilidad, si no disfrutas con estas corruptelas puede que todavía tengas remedio.

Hay gente que puede llegar a delinquir para obtener un beneficio para su familia, como aquel que roba para dar de comer a sus hijos. Pero robar y disfrutar es ya sintomático. Lo que nos lleva a los individuos egocéntricos patológicos, antisociales, psicópatas y yonkis de la aprobación y el reconocimiento social; gente que necesita mantener cierto estanding para poder vivir sin tirarse por el balcón. Porque la corrupción no va solo de asegurarse sueldos descomunales y trenes de vida inalcanzables para el resto de los mortales, va también de estar por encima de los demás y engordar el ego.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018